Person of Interest, primera temporada

Person of Interest es una serie de crímenes en la que un informático y un ex militar se unen para evitar asesinatos. Está creada por J.J.Abrams y John Nolan, hermano del director de cine Christopher Nolan y su guionista habitual.

Esta serie me la habían recomendado en varias ocasiones pero siempre la fui dejando. El que finalizara con unas críticas por todo lo alto y la temática de “agentes informáticos” que tienen me convenció para verla. De momento solo he visto la primera temporada y aprueba con nota. Y eso que todas las reseñas afirman que cuando la serie se pone bien es a partir de la tercera temporada.

Estás siendo observado

Person of Interest toma como punto de partida la existencia de una máquina creada por el gobierno USA que espía todas nuestras comunicaciones. Usando estos datos junto con otro tipo de información, como las cámaras de videovigilancia, la máquina es capaz de predecir atentados terroristas, objetivo para el cual fue construida.

Pero su diseñador, el informático Harold Finch (interpretado por Michael Emerson, conocido por hacer de Ben Linus en Perdidos), descubre que la máquina también es capaz de predecir crímenes comunes. Los que mandaron construir la máquina se niegan a usarla para detener estos crímenes, pues tienen miedo a que salga a la luz.

Así que Finch modifica el algoritmo de predicción para que le envíe a él los crimines “irrelevantes”. Y contrata a un ex-asesino del ejército USA para resolver los crímenes. Este personaje, John Resse, es interpretado por el actor Jim Caviezel (conocido por hacer de Jesucristo en La Pasión)

Person of Interest, primera temporada

Tenemos otro número, mr Reese

Todo esto es el punto de partida de la serie, lo que he contado se explica en el primer capítulo, por si alguien está leyendo esto y cree haber leído demasiado. La mecánica de esta primera temporada es la habitual de un procedimental policíaco. Es decir, cada capítulo, un caso. La máquina le comunica a Finch una persona que está a punto de ser asesinada o de convertirse en un asesino y este envía al señor Resse a evitar el crimen.

Cada capítulo es una sucesión de giros de guión y de acción frenética. Un detalle que hace distinta a Person of Interest de otras series policíacas es que aquí tratan de resolver los crímenes antes de que ocurran. Y que lo único que saben es que la persona señalada por la máquina estará involucrada, pero de ninguna forma pueden saber si será el asesino o el asesinado. El juego que da esto a la hora de crear intriga está muy bien aprovechado, con grandes momentos de ¡Oh, vaya, jamás habría esperado esto!

Por otra parte la acción es trepidante, pero exige una gran suspensión de la incredulidad. El ex-agente Resse es una máquina de combate, capaz de salir sin despeinarse de un edificio rodeado por una docena de paramilitares armados con fusiles de asalto. Y Finch es un hacker casi milagroso, que entra en cualquier sistema informático, de comunicaciones o de vigilancia en segundos y sin esfuerzo.

Person of Interest

Puedo sentirlo. Mirándonos. Escuchándonos. No hay sitio donde esconderse

En este sentido la serie hay que tomársela como quien ve una serie de superhéroes. Asumes que los protagonistas son capaces de casi todo y ya está. Person of Interest no es una serie realista. Tampoco trata de serlo. Eso sí, como informático puedo decir que todo lo relacionado con los hackeos tiene un mínimo de base. Las cosas que hace Finch no se pueden hacer tan rápido, ni de forma tan sencilla, pero no se dicen tonterías al estilo de CSI y su infame “Voy a crear una interfaz gráfica en Visual Basic para obtener su IP”

Y Resse es casi invencible, pero como lo son los agentes especiales de la ficción, como Jason Bourne o James Bond. A este tipo de personajes ya estamos muy acostumbrados.

La serie no es solo una sucesión de casos independientes, sino que también hay un grupo de personajes recurrentes que poco a poco van tomando peso. Además se nos ofrecen pequeños flashbacks del pasado, para contarnos de donde han salido los protagonistas. Aquí se nota la mano de J.J.Abrams. Ojo, estos recuerdos del pasado son mucho más escuetos y menos presentes que en Perdidos, donde eran “marca de la casa”. Hay capítulos que ni siquiera los incluyen.

De momento solo he visto la primera temporada, pero según se por otras reseñas, al llegar a la tercera temporada Person of Interest se “serializa”. De capítulos sueltos la serie pasa a tener una trama única que continúa de un episodio a otro, para finalizar en la quinta temporada. Por lo que he leído en cuanto la serie toma un argumento continuado mejora bastante. Pero la primera temporada ya es bastante buena por si misma.

Aún así, si no te ves con ganas de empezar con una serie de 22 capítulos por temporada, en este artículo te indican los mejores capítulos de cada temporada: Person of Interest: Los capítulos que debes ver

Bastante recomendable.

Calle Cloverfield 10

Calle Cloverfield 10

Calle Cloverfield 10 es una película dirigida por Dan Trachtenberg. Estrenada en 2016 como una película ambientada en el mismo mundo que la película Cloverfield (Monstruoso en España)

Calle Cloverfield 10 es una película que resulta complicada de calificar. Y es que durante la mayor parte de su metraje es una película bastante aceptable, para tirarlo todo a la basura en un lamentable final. Echando un vistazo a otras reseñas, la opinión es casi unánime: “Hay finales que matan”, “Final espantoso”, “Grosero final”, “Una pena la media hora final…”, “Muy buena…hasta el minuto 90″…

La película empieza bien. Vemos como una chica (Mary Winstead) tiene un accidente y despierta en un bunker subterráneo, propiedad de un ex-militar paranoico (John Goodman). Este le dice que ha ocurrido un ataque global de origen desconocido. Y que tanto ella como otro chico (John Gallagher), que también está recluido en ese lugar, deberán quedarse en el bunker. Sea lo que sea que ha pasado, es peligroso salir al exterior.

Calle Cloverfield 10

Y aquí da arranque una historia de tensión e intriga. ¿Ha ocurrido de verdad lo que comenta el propietario del bunker? ¿O miente? ¿Y si estuviera loco? ¿O es un salvador? ¿Qué ha pasado fuera?

Toda esta tensión funciona muy bien (si no fuera por un pequeño detalle, que comentaré al final, porque no se si calificarlo o no de spoiler). La interpretación del trío protagonista esta muy bien, siendo soberbia la de John Goodman. La casi novata Mary Winstead también realiza un gran trabajo y consigue que nos identifiquemos con su personaje. El tercero en discordia me parece que hace un trabajo algo peor, aunque es posible que su personaje sea el peor escrito de los tres.

Es decir, buen guión, buenos actores y una dirección competente. La casi totalidad de la película es bastante buena y nos mantiene pegados a la silla queriendo saber ¿y ahora que va a pasar? Lo cual es meritorio, teniendo en cuenta los pocos recursos que da un escenario tan reducido.

cloverfield_calle_10

Y como he dicho, el final es una basura, que se carga todo. Ridículo, absurdo y estúpido. ¿Es que nadie se dió cuenta de que estaban rodando una cagada? El desenlace convierte a Cloverfield Calle 10 en una película pasable, cuando podría haber sido una historia bastante destacable.

Y ahora voy al pequeño detalle que hace que la película pierda aún más fuerza. Que es algo externo a la propia película. Y es el hecho de que nos digan que esta película comparte ambientación con “Cloverfield”. Hasta el punto de llevar la palabra Cloverfield en el título, para que quede bien clarito.

El problema es que al saber que esta historia ocurre al mismo tiempo que la historia de Cloverfield, pues se va a la porra toda la intriga de ¿será verdad que ha ocurrido un devastador ataque o están capturados por un loco mentiroso? Porque si hemos visto Cloverfield (yo no lo he hecho, pero conozco el argumento) pues ya tenemos la respuesta.

Uniendo todos estos factores, el pésimo final y la intriga destruida por la propia campaña de promoción, pasamos de una película que podría haber sido una imprescindible del género fantástico a una película aceptable, sin más.

Y ahora, paso a comentar como creo que tendría que haber acabado este historia.

Spoiler Inside SelectShow

Pareja japonesa caminando bajo la lluvia

Tokio Blues, (Norwegian Wood), de Haruki Murakami

Así pasé de los dieciocho a los diecinueve años. El sol salía y se ponía; izaban la bandera y la arriaban. Y al llegar el domingo salía con la novia de mi amigo muerto.

Pareja japonesa caminando bajo la lluvia

Tokio blues es una novela de Murakami sobre el descubrimiento del amor, la muerte y el sexo por parte de un joven japonés. Ambientada el Tokio de los años 70,  la historia se nos cuenta en pasado, como los recuerdos del protagonista, 20 años después de lo ocurrido.

El protagonista es un joven estudiante llamado Watanabe que se traslada a la capital japonesa para estudiar en la universidad. Watanabe iniciará una relación con Naoko, la que fuera novia de su único amigo, hasta el suicidio de este. Relación nada sencilla, pues Naoko aun sigue bastante afectada por la muerte de su primer novio, lo que provoca que su comportamiento sea retraído, poco empático, como si fuera un fantasma.

A la vez, Watanabe conocerá a Midori. Una chica que es opuesta en casi todo Naoko. Habladora, alegre, temperamental y muy interesada en el sexo. Watanabe también empezará a salir con ella.

Me daba la impresión de que lo normal sería que, tanto ella como yo, viviéramos eternamente entre los dieciocho y diecinueve años. Después de los dieciocho, cumplir diecinueve; después de los diecinueve, cumplir otra vez diecisiete. Eso si tendría sentido.

Tokio Blues es un libro que nos retrotrae a estos años de descubrimiento. Esa época en la que las personas descubrimos el amor. Pero también descubrimos la muerte, la certeza de que no seremos jóvenes para siempre, de que algún día nuestros corazones dejarán de latir y nuestros cuerpos serán reducidos a polvo.

Toda la novela está rodeada de un espíritu de melancolía. No es una novela triste, pero tampoco es demasiado alegre. Watanabe y el resto de personajes tratan de ser felices, pero la vida nunca es así de sencilla. Pero aquí es donde toma importancia el hecho de que la novela está narrada como los recuerdos del protagonista, veinte años después. La narración no tiene el tremendismo del ahora. Lo que ocurre, ya sea alegre o feliz está matizado por el paso del tiempo.

Tokio barrio Shinjuku
Barrio de Shinjuku, donde transcurre parte de Tokio Blues, en la actualidad

El principal punto fuerte de esta novela es que es sencillo conectar con los personajes. Seguimos leyendo con interés, con el mismo interés que prestaríamos a un viejo amigo que nos cuenta su vida tras años sin verle. Es fácil tomarle cariño a los personajes, pues sus problemas nos hacen ponernos de su lado. Tanto Watanabe, como Midori o Naoko son personajes que aparentan estar fuera de lugar. No acaban de encajar en el mundo que nos describen. Pero los tres luchan por encontrar su lugar, por ser felices.

Lo que nos hace personas normales es saber que no somos normales.

Sobre la escritura, Murakami no nos describe el Tokio de los años 70. Murakami nos describe el Tokio que vivieron sus personajes. Todos se nos cuenta a través de los recuerdos de Watanabe, para el cual pudo ser más importante la música que estaba sonando por el hilo ambiental de una cafetería cercana a su universidad, que una revuelta estudiantil en curso. Todo el relato tiene un ambiente de fábula, de irrealidad, de cuento, de memorias seleccionadas.

En este sentido, dejar claro que es una novela sobre personajes. No es una novela histórica que trate de reflejar la época y el ambiente en la que transcurre la trama. La historia es atemporal. Si no fuera porque los personajes usan cabinas de teléfono y cartas escritas en papel para hablar los unos con los otros; el libro se podría ambientar en el Tokio actual sin apenas cambios.

En resumen, una historia sobre la nostalgia de los primeros años de juventud. Sobre la vida y la muerte y la relación de la una con la otra. Bien narrada y con personajes inolvidables.

Notable.

Comprar Tokio Blues: Ir a Amazon

Fotos:
Barrio de Shinjiku: Tom Maisey via Foter.com / CC BY

Pareja japonesa con paraguas: keroyama via Foter.com / CC BY

La muerte de Superman

Portada de La muerte de SupermanLa muerte de Superman es un arco argumental publicado en los años noventa en las distintas colecciones que tenía Superman por la época. El argumento se resume en su propio título: La muerte de Superman.

Esta historia es una de las más emblemáticas del personaje. Más por su importancia que por su calidad. Representó la muerte del único superhéroe que llevaba 50 años de publicaciones ininterrumpida. Del primer superhéroe, de hecho.
Como he dicho, la historia es muy simple. Un buen día aparece un ser que es puro odio y poder bruto. No habla, solo gruñe y ríe cuando mata a alguien. Es bautizado como Doomsday y no sabemos ni de donde ha salido, ni porque es tan poderoso. Él único que podrá detenerle es Superman, aunque tendrá que dar su vida para pararle.

Y eso es todo. La historia no tienen ningún giro argumental, ni subtrama ni sorpresa inesperada. Se entiende que el simple hecho de presentar a una bestia tan imparable que es capaz de matar a Superman es tan impactante por si mismo que no hace falta más.

 

Trasfondo de La muerte de Superman

Esta historia surge en medio de una reunión de guionistas en DC-Comics buscando ideas para el personaje. Una tormenta de ideas en la que cada uno dice lo primero que se le ocurre, por loco que sea. Ya sabéis como funciona esto. Estamos en los 90, una época en la que los superhéroes se habían vuelto oscuros, violentos y de mal caracter. Un personaje como el bueno de Clark Kent no acababa de encajar en esas circunstancias. Así que alguien dijo medio en broma ¿Y por qué no le matamos y ya está?

Lois Lane llora la muerte de Superman

Y esta frase dicha a modo de broma fue tomada en serio. Las ventas de Superman no andaban muy bien y ni siquiera series de televisión como “Lois and Clark” habían ayudado. En esa época la gente quería héroes de moral difusa, armados hasta los dientes y con caras de pocos amigos. Lo que vendía era lo opuesto a lo que representaba el kriptoniano. Así que la opción de hacer algo radical se tomo muy en serio. Y mataron a Superman.

A fin de cuentas, esto es un comic de superhéroes. Podemos matar a un personaje, causando un gran impacto mediático (recuerdo que la publicación de este comic apareció hasta en los telediaros españoles) y traerlo de vuelto unos años después. Es lo que ocurrió, y tras La muerte de Superman se publicó un nuevo arco argumental conocido como “El reinado de los superhombres” que acabaría por devolver al bueno de Clark Kent a las viñetas.

Dibujo y guión

¿Y aparte de su impacto, que tiene esta historia? Como he dicho la tramas no está demasiado trabajada. Se reduce a “Aparece un bicho muy bruto y se pega con Superman”. Su mayor valor es recalcar la sensación de amenaza que provoca Doomsday. Había que lograr que el lector se creyera que Superman podía morir y en general toda la historia está enfocada hacía este objetivo, con nuestro heroe recalcando cada poco tiempo que “tengo que detener a Doomsday aunque me cueste la vida”

Superman contra Doomsday

El dibujo tampoco es nada del otro mundo. Es una pena, puesto que el diseño de páginas es muy peculiar. El número final está narrado en viñetas a página completa, el anterior a dos viñetas por página y el previo a cuatro. Es decir, mientras nos acercamos al desenlace la narrativa se acelera y se hace más épica. Esto es un acierto. Pero no se si por falta de calidad o por no tener tiempo suficiente, pero las viñetas no están todo lo bien dibujadas que podrían estar. Aún así, tiene imágenes muy potentes, como la que se suele usar para ilustrar las recopilaciones en tomo de este arco.

Conclusión

Una lectura que por su importancia podríamos calificar de imprescindible a aquellas personas interesadas en el personaje de Superman o en la historia de los comics de superheroes en general. Pero que no tiene las suficientes virtudes para un lector más casual.

Comprar en Amazon

Doctor Strange, la película

Doctor Strange, la película

Doctor Strange es la última de película de Marvel Studios. En ella se nos cuenta el origen del Doctor Extraño, hechicero y mago supremo del universo Marvel.

marvel_strange

El protagonista de esta película no es un superhéroe, sino un mago. La principal diferencia es que en Doctor Strange los límites de lo que puede hacer el personaje son más amplios. Como dice uno de los secundarios de la historia, “Olvida todo lo que sabes”

Proyecciones astrales, dimensiones paralelas, control del tiempo o distorsión de la realidad y del espacio. Es magia, aquí no hace falta respetar las leyes de la física, como ocurre con los superhéroes normales. Uno de los puntos fuertes de la película es la recreación visual de estos poderes mágicos. Es muy imaginativa y sorprendente. Se ha comparado la cinta con “Origen”, pero aquí vamos mucho más allá. Tanto que a veces pienso que el espectáculo visual llega a saturar.

Un detalle, he dicho que esta película no versa sobre un superhéroe, sino sobre un mago. Pero esto es un detalle nominal. Sigue siendo una película clásica de superhéroes, con el mismo esquema que usa Marvel para todas sus películas de origen. Esquema que tampoco inventó Marvel, pues es el mismo que usó Richard Donner en Superman.

doctor_strange_steve_ditko

Lo cual no es malo, puesto que es un esquema que funciona. Pero si no eres muy aficionado a los superhéroes y estás pensando en darle una oportunidad a Doctor Strange porque “no es una película de superhéroes”, no te lleves a engaño. Es una película de superhéroes. El título de “película de Marvel que puede gustar a un no aficionado” lo sigue teniendo Soldado de Invierno, por su tono de historia de espías.

De hecho, el mayor nivel de fantasía que tiene esta película puede provocar que guste aún menos al que rechace las historias de superhéroes por ser poco realistas.

Otro punto a favor de esta película es su excelente reparto, en el que están todos magníficos. Se les ve muy metidos en su papel y tomándose en serio a sus personajes. A esto ayuda que la evolución y motivaciones de los personajes está un poco por encima de lo habitual en este tipo de historias. En especial la de los secundarios, que en otras películas parecidas son demasiado planos. Incluso se hace una rápida reflexión sobre un hecho que se suele pasar por alto en estas historias. ¿Debe un superhéroe llegar hasta el punto de matar a un enemigo para pararle los pies?

En resumen, una película que gustará a los aficionados a Marvel, pero que causará las mismas sensaciones en el no aficionado al género. En comparación con otras películas de Marvel, estaría en un punto medio. No es de las mejores, pero tampoco está por la parte de abajo.

Nota: La imagen que ilustra esta reseña es una página dibujada por Steve Ditko, creador del personaje.

Denis Villeneuve, Sicario y Prisioneros.

Denis Villeneuve es un director de cine nacido en Canadá. Es el realizador de una de las películas de ciencia ficción que mejor pinta tienen en 2016 (La Llegada). También ha aceptado el difícil reto de dirigir la secuela de Blade Runner.

Hasta hace unas semanas no había visto ninguna película suya, pero el anuncio de los dos anteriores estrenos me llamó la atención. A esto hay que sumarle las buenas críticas que había escuchado de Sicario, su película de 2015. Así que he hecho un “mini-maratón” de Villeneuve y he visto Sicario y Prisioneros.

 

Prisioneros

Prisioners, Denis Villeneuve
Prisioneros nos cuenta la historia de la desaparición de dos niñas mientras sus respectivas familias celebraban una pequeña fiesta. Uno de los padres no está muy contento con la actuación policial, con lo que decide buscar a su hija por su cuenta, haciendo lo que sea necesario para recuperarla.

En principio es un thriller sin un argumento demasiado fuera de lo común y algo alargada. Destaca por la atmósfera de fatalismo creada por Villeneuve. Ya desde el inicio nos pone en situación, con una escena de caza en un bosque mientras escuchamos recitar el Padrenuestro. Esa atmósfera de la América profunda que tan bien le sientan a este tipo de historias.

Su otro punto fuerte es la actuación de sus protagonistas. Hugh Jackman en concreto hace un trabajo enorme, y si os gusta este actor ya deberíais verla solo por su presencia. Sus escenas de furia contenida son soberbias.

Buena película de suspense, con un tono realista y duro. Falla que muchas de las situaciones y golpes de efecto resultan demasiado forzados. La trama abusa demasiado de las casualidades para avanzar en determinados puntos.

Por cierto, no veáis el trailer. Te cuenta TODA la película.

Sicario

Sicario, Denis VilleneuvePelícula ambientada en los carteles de la droga de Ciudad Juarez. La historia empieza cuando la CIA recluta a una oficial del FBI (Emily Blunt) para que colabore en una misión contra el narcotráfico, dirigida por alguien que parece ser un mercenario externo (Benicio Del Toro)

Rodada de forma fría y seca como el desierto, Villeneuve nos pone en el papel de Emily Blunt y nos mete de lleno en una guerra que es tan sucia como cualquier otra. No es una película de “narcos malos” y “americanos buenos”. Es más bien sobre en que tienes que convertir para sobrevivir a un conflicto de este tipo.

Tiene detalles bastante interesantes, como la llegada a Ciudad Juarez, o el retrato personal de uno de los matones a sueldo del narco. Si te interesa esta temática (que ahora está de moda con las series de Breaking Bad y Narcos) es una película imprescindible.

De esta si puedes ver el trailer, menos revienta tramas.

El cine de Villeneuve

Estas dos películas bastan para hacerte una idea de que clase de director es Villeneuve. Ante todo, un creador de atmósferas tensas. En ambas películas lo que mejor se le da es la sensación de transmitir la idea de que algo muy malo se avecina. Es de los que prefiere angustiarnos con lo que estar por venir antes que sorprendernos con algún impacto inesperado.

Además es un gran director de actores. Tanto los protagonistas de Sicario ( Emily Blunt, Benicio Del Toro, Josh Brolin ) como los de Prisioneros ( Hugh Jackman, Jake Gyllenhaal ) están inmensos. También los secundarios. Hay momentos en los que ambas películas decaen un poco a nivel de trama, pero el trabajo actoral nos mantiene pegados a la pantalla.

Por citar algún defecto, ninguna de las dos películas me ha parecido soberbia y creo que les falla un poco el guión. No son malos guiones, pero no me parece que lleguen al nivel de obra maestra. Y Villeneuve me ha parecido capaz de firmar una película 100% redonda, con el material adecuado.

Los desposeídos, Ursula K. Legin

Él se había propuesto negociar con ellos, la idea de un anarquista iluso. El individuo no puede negociar con el Estado. El Estado no reconoce otro sistema monetario que el del poder. Y él mismo acuña las monedas.

thedispossed1stedhardcoverLos desposeídos, una utopía ambigua es un libro escrito por Ursula K. Legin que narra la historia de un científico anarquista que tiene que irse a vivir en una sociedad capitalista. Ganó los premios Nébula, Locus y Hugo a la mejor novela de ciencia ficción.

Lo primero, un aviso. Los desposeídos no es un libro de ciencia ficción. Vale, tiene los principales premios del género y suele categorizarse como tal. Y la historia transcurre en otro planeta. Pero es un ensayo novelizado sobre el anarquismo. Si buscas especulación científica o sobre como nuevas tecnologías pueden afectar a nuestra sociedad, este no es tu libro. Si buscas leer algo sobre anarquismo y te da pereza leer a filósofos rusos de principios del XIX, Los Desposeídos te resultará una lectura muy interesante.

El argumento es el siguiente. El protagonista, Shevek, es un científico que habita en la luna del planeta Urras. En este planeta hubo una revolución anarquista hace casi dos siglos. Tras ella, los anarquistas son exiliados a la luna, habitable pero escasa en recursos. En esta luna se forma una sociedad anarquista, mientras en el planeta natal se mantiene el sistema capitalista anterior. Legin nunca usa la palabra capitalismo, habla de “propietariado”, pero el tipo de sociedad descrito es capitalista, aunque reciba otro nombre.

Si puedes ver una cosa completa, siempre te parece hermosa. Los planetas, las vidas. Pero de cerca, un mundo es tierra y piedras. Y día a día, la vida es trabajo duro. Te cansas, te pierdes. Necesitas distancia. Para ver qué hermosa es la tierra, hay que verla desde el espacio. Para ver que hermosa es la vida, hay que contemplarla desde la cercanía de la muerte

La historia empieza cuando Shevek decide abandonar su sociedad para viajar al mundo de los propietarios. Él está desarrollando una nueva teoría física que podría revolucionar la ciencia, pero se encuentra atascado. Y por unas razones que en un inicio desconocemos, piensa que la única forma de salir de su bloqueo es alejarse de los centros de conocimiento de la luna de Urras.

En Los Desposeídos se van alternando dos líneas temporales. Por un lado se nos cuenta la vida de Shevek desde que era joven. Como fue creciendo en una sociedad anarquista, descubriendo sus virtudes y defectos. Y que fue lo que le llevó a abandonar esta sociedad para ir a Urras.  Por otro lado, los capítulos en los que Shavek va adaptándose a la sociedad del propietariado, viendo sus ventajas e inconvenientes. Ursula Legin nos muestra aquí una trayectoria vital similar dentro de dos sociedades opuestas.

Es posible que estés pensando si el libro tiene algún tipo de sesgo ideológico. Partiendo de la base de que es inevitable tener sesgo a la hora de escribir, Legin nos muestra las virtudes y desventajas de ambos sistemas. En ese sentido es más o menos neutral, aunque está claro que la autora tiene especial predilección por el sistema anarquista. Pero tampoco es una historia de alguien que llegue a una sociedad capitalista y empiece a ser todo opresivo y horrible.

Siempre la fascinó la costumbre del propietariado de envolverlo todo en papel y plástico y cartón y hojas de metal laminado. Todo venía dentro de capas de envoltorio. Hasta los paquetes de papel venían envueltos en capas de papel. Para que nada estuviera en contacto con nada. Había empezado a pensar que a él también le habían empaquetado

El estilo de lectura es en base a diálogos. Legin no entra en muchas descripciones, sino que son los personajes que nos describen el mundo en base a sus conversaciones. Como comenté al principio, poca ciencia ficción hay en este libro. Los personajes se desplazan en coches o trenes, viven en ciudades parecidas a las nuestras y se informan leyendo la prensa o por la radio. Las diferencias sustanciales están en la forma de pensar, y los pensamientos se explican mejor mediante diálogos.

La novela carece de una trama fuerte. Es Shavek yendo de un sitio a otro, mientras trata de entender lo que ve. En algún momento se nos presentan algunas subtramas a su alrededor, pero nunca adquieren demasiado peso. Los Desposeídos no es un libro que vayamos a devorar para saber que va a pasar a continuación. Es una historia para hacernos reflexionar, más que para sorprendernos.

En su idioma las formas singulares del posesivo eran empleadas para dar énfasis. Lo niños podían decir “mi madre”, pero pronto aprendían a decir “la madre”. Nunca decían “me duele mi mano”, sino “me duele la mano”. Nadie decía “esto es mio y aquello es tuyo”; decían “yo uso esto y tu usas aquello”

Lo interesante de esta obra es ver como muchas cosas que damos como inherentes a una sociedad humana no lo son, sino que son como una consecuencia de vivir en una sociedad capitalista. Shevek nos hace ver que si eliminamos de nuestra sociedad la idea de propiedad no solo cambia el modelo económico, sino también las relaciones personales, familiares e incluso el propio habla. Las citas que he puesto ilustrando esta reseña os pueden servir de ejemplo.

Nota: Notable.

Comprar: Los Desposeídos no está editado en España de forma independiente, pero lo puedes encontrar dentro del recopilatorio “Los mundos de Ursula K. Legin” que incluye esta historia junto a “La mano izquierda de la oscuridad” y “El nombre del mundo es Bosque”

Pedro Sánchez, en Barcelona

Si yo fuera Pedro Sánchez

Pedro Sánchez, en Barcelona

Si yo fuera Pedro Sánchez, me habría presentado a un intento de investidura, y habría fracasado. Después de mi fracaso, se repitieron las elecciones y quedó el siguiente escenario:

El PP ganó las elecciones, con diferencia.
El PSOE se quedó más o menos igual.
Podemos se quedó más o menos igual, cuando se daba casi por seguro que iban a superarme.
Ciudadanos, que ya me apoyaron en mi investidura, se desinflaría.

Si yo fuera Pedro Sánchez, pensaría que Podemos y Ciudadanos estarían más dispuestos a facilitarme el gobierno, después de que la repetición de elecciones les perjudicará, o no les beneficiaria como ellos esperaban.

Si yo fuera Pedro Sánchez no me presentaría a una investidura dos veces consecutivas. El riesgo a no ser elegido otra vez forzaría mi renuncia. Así que dejaría que Rajoy se presentara el primero. Porque le tocaría a él. Porque han sacado más votos. Porque no han parado de decir que la lista más votada debe intentar primero la formación de gobierno.

Pero sobre todo, porque confío en que no saldrá investido.

Y esto iniciaría un periodo de dos meses para formar gobierno. Periodo durante el cual el PSOE volvería a tener la iniciativa y durante el cual Podemos y Ciudadanos estarían en una posición más débil de cara a la negociación, ante la realidad de una segundas elecciones fallidas para sus intereses y el miedo a unas terceras elecciones que les hagan perder aún más fuerza.

Si yo fuera Pedro Sánchez mi estrategia sería esta. Dejar la iniciativa al PP y llegar al gobierno en la segunda intentona. Y para hacerlo, la mejor idea es no abrir la boca durante estos meses y limitarme a decir que el PSOE votará en contra de la investidura de Rajoy. Y pasar a segundo plano, hasta que llegue otra vez mi momento.

Esto es lo que yo pensaría si yo fuera Pedro Sánchez. Pero no lo soy.

Nota final. En este artículo estoy subestimando dos cosas:
– La capacidad del PSOE de echarse mierda sobre si mismo.
– La capacidad de Rajoy de sobrevivir a todo y todos.

La foto no es mía, es de PSC Barcelona y fue publicada en Flicker con licencia CC: Assemblea Oberta amb Pedro Sánchez

Krysten Ritter como Jessica Jones

Jessica Jones, la serie

Jessica Jones es una serie de 13 capítulos basada en el comic “Alias”, creado por Brian Michael Bendis para la línea MAX de comics adultos de Marvel.

En la serie tenemos a Krysten Ritter en el papel de Jessica Jones y a David Tennant en el papel de Killgrave, el malo. La historia nos cuenta el enfrentamiento entre Jessica, una detective privada con superfuerza, y Killgrave, un villano con un poder de control mental que es capaz de conseguir que cualquier persona haga lo que él le diga, suicidio incluido.

La serie tiene un tono oscuro y adulto, en la línea de la serie Daredevil. Buena parte de la trama está llena de referencias al acoso sexual y a la violación. En el fondo es la historia entre una víctima de violación (Jones) y su violador y acosador (Killgrave)

 

Jessica Jones, sus carencias

Krysten Ritter como Jessica Jones

La serie empieza bien, pero tiene graves problemas que la dejan un producto que tenía potencial, pero que se queda en algo mediocre.

El principal problema es la duración. La serie se hace laaaarga y repetitiva. Son 13 capítulos, pero la historia no daba para más de 8. Hay varias tramas que no aportan casi nada a la historia (la de la abogada, la de la vecina, la del marido infiel, o la del club de autoayuda). Algunas de estas tramas se podrían haber quitado por completo y la serie habría ganado en ritmo.

Otro problema grave es el final. No voy a contar que ocurre (obvio), pero es bastante insatisfactorio. Me dejó la sensación de que los guionistas no sabían muy bien como cerrar la historia así que lo hicieron de cualquier manera y a otra cosa. Nada épico, nada inesperado, nada creíble. Un buen final debería ser el cierre lógico de todas las tramas, la unión de lo que hemos ido viendo. La guinda del pastel. Y el final de Jessica Jones es tan insulso que se podría haber incluido en cualquier capítulo y no habríamos  echado mucho en falta.

También falla en credibilidad, que se resiente en bastantes momentos. Todo lo que se lía durante la serie y parece que el mundo ni se entera de lo que ocurre. El villano habla por la radio, tenemos asesinatos varios sin explicar, hasta hay una escena en la que la policía analiza pruebas de que algo ha ocurrido. Al día siguiente a nadie le importa, salvo a los protagonistas. Los hechos no dejan huella en la ciudad.

Y por acabar con los defectos, los efectos especiales dejan mucho que desear. Por suerte no se usan mucho, pero cuando Jessica usa sus poderes el resultado resulta bastante pobre.

Jessica Jones, las virtudes

David Tennant como Killgrave

Pero la serie también tiene sus cosas buenas. Los actores principales están magníficos. Krysten Ritter borda su papel de detective cínica y de vuelta de todo. ¿Alguna actriz que sea mejor que ella poniendo cara de asco? David Tennant crea a un gran villano, a medio camino entre el puro sadismo y el creerse alguien encantador.

El tono detectivesco también está bastante bien. Y es que Jessica Jonnes no es una historia de superheroes. Es una historia de género negro algo peculiar en la que sus protagonistas tienen poderes. La serie podría haber sido muy parecida si Jessica Jones *no* tuviera superfuerza, pues apenas hay momentos en los que estos poderes sean necesarios para que avance la historia.

En cierto modo, Jessica Jones es una historia de gente normal contra un supervillano. Hay varios protagonistas con poderes sobrehumanos, pero al ser el poder de Killgrave un poder de control mental, la superfuerza apenas sirve de nada.

Conclusiones

La serie se queda en un buen punto de partida, pero que no acaba de funcionar debido al exceso de capítulos, lo que a partir de un determinado momento la convierte en una historia repetitiva, que avanza a base de golpes de efectos muy forzado y que incluye grandes cantidades de relleno.

Solo la recomendaría si eres muy fan de los actores protagonistas o para completistas de series de Marvel. Si no es tu caso, puedes ignorarla sin perderte nada de importancia.

Deadpool y los superhéroes adultos

Deapool se estrenó a principios de 2016 y fue un pequeño punto de inflexión en el género de películas de superhéroes. Acostumbrados a las películas PG-13 realizadas hasta ahora, el éxito comercial de una película de superhéroes calificada para mayores de 18 tomó por sorpresa a muchos. Y muchas empezaron a pedir más películas calificadas R (adultos) sobre personajes de cómics. Pero, ¿tiene sentido hacerlo? ¿Es necesario? ¿Realmente podemos calificar a Deadpool de “adulta”?

Antes de continuar, decir que Deadpool no es la primera película de superhéroes calificada R. Tenemos a Spawn, Kick Ass o Watchmen. Pero ninguna de ellas tuvo demasiado éxito en taquilla. Así que el mérito de ser la primera en aunar ambas cosas va para Deadpool

La culpa no es de Disney

Leyendo sobre el tema he visto que muchos critican a Disney por “infantilizar” a los personajes. Que si las pelís de Marvel son PG-13 es porque Disney está detrás y quiere mantener un tono blando.

[Los superheroes] son personajes expresamente creados hace medio siglo para entretener a chavales de doce a quince años

La anterior frase es de Alan Moore, un tipo que aunque lleve años despreciando el género, lo conoce mejor que nadie. Lo que él nos dice es que Disney no ha “infantilizado” a los superhéroes, es que siempre fueron así. Si leemos un tebeo de los Vengadores, de Spiderman o de Superman veremos que es una lectura destinada a adolescentes. Que si, que te pueden entretener siendo adulto. Yo disfruté muchísimo leyendo las primeras historias de los Cuatro Fantásticos, por su tremenda originalidad, su buen rollo y su espíritu de la aventura y de la sorpresa. Pero son historias pensadas con un adolescente en la mente.

¿Pero que mierda de blog es este?
¿Pero que mierda de blog es este?

¿Qué es una historia para adultos?

También es llamativo que se diga que Deadpool es una historia para adultos. Ok, no es una película que debería ver un niño. Pero seguro que si un adolescente la ve, se lo va a pasar mejor que viendo “Batman vs Superman”. Y es que una cosa es que una historia solo sea apta para adultos y otra cosa es que sea para adultos.

Una historia para adultos es algo que trata temas más serios, que solo una persona con un cierto bagaje vital puede comprender. El conflicto sobre a quien confiamos nuestra seguridad que nos presenta Batman vs Superman tal vez no lo entienda un niño. Las reflexiones sobre anarquismo presentes en V de Vendetta no serán asimiladas sin un mínimo de conocimiento político. Los motivos por los que Iron Man y el Capitán América llegan a las manos en Civil War pueden no quedar del todo claros a un infante.

¿Y Deadpool? Pues tenemos muchos chistes sobre pollas y mucha violencia. Repito, no es algo que debería ver un menor, pero tampoco es que sea lo más adulto del mundo. En ese sentido, me parecen más adultas las películas Batman vs Superman o Capitán América Civil War.

Más pelís de superhéroes para adultos

Tras el éxito de Deadpool los estudios se plantean el hacer más películas calificadas R basadas en personajes de cómic. Se habló de meter modificaciones a Batman vs Superman de cara a su estreno doméstico. Y se ha anunciado que la nueva de Lobezno será para mayores de edad. La secuela de Escuadrón Suicida también.

¿Y esto que quiere decir? Porque parece entenderse que por “hacer la película más adulta” se refieren a “meter más sangre y violencia”. Y no, eso no hace la película más adulta, eso lo hace menos apta para determinadas edades, pero no más adulta.

Historias de superhéroes adultas son las series de Daredevil y Jessica Jones. O las películas del Batman de Nolan. Antes dije que los tebeos de superhéroes son para adolescentes, lo cual fue una generalización. Marvel sacó hace tiempo la línea “MAX” con historias no aptas para menores. Y en ella metió a personajes como El Castigador, Daredevil o Jessica Jones (que fue creada para esta línea)

Conclusión

La conclusión es que hacer que las películas de superhéroes sean ahora para +18 es absurdo. Algunos personajes piden esta calificación de edad (como lo pedía Deadpool o como lo pide El Castigador). Pero tomar a unos personajes que fueron creados para ser disfrutados por todos los públicos en “solo para adultos” es absurdo.