The Congress (Ari Folman)

The Congress es una película de ciencia ficción que mezcla animación e imagen real dirigida por el israelí Ari Folman y protagonizada por la actriz Robin Wright. La historia se basa en la novela The Futurological Congress, escrita por Stanislaw Len, autor de Solaris.

Argumento

La película tiene dos partes bien diferenciadas, como se ve en el trailer. La primera nos cuenta como Robin Wright, interpretándose a ella misma, es una actriz acabada, que apenas tiene trabajo y que no volvió a hacer nada reseñable tras sus papeles de Buttercup en La Princesa Prometida y de Jenny en Forrest Gump.

El estudio le ofrece la posibilidad de participar en lo que será el futuro del cine. Actores digitalizados. Dejar que la escaneen para que una Robin Wright virtual y eternamente joven siga haciendo películas, pudiendo ella dedicarse a vivir tranquilamente de las rentas.

Tras esto, la historia avanza 20 años. Robin Wright vuelve al estudio, para asistir al llamado “Congreso del Futuro”,  en el que se dará un paso más en la industria del entretenimiento. Esta segunda parte está realizada en una animación de trazos simples, muy colorida y bastante psicodélica.

The Congress con Robin Wright

Opinión

The Congress es una película formidable, muy original y con reflexiones de bastante interés. La primera parte recordaría a Simone, si alguien aún se acordarse de dicha película. Grandes interpretaciones y buenos diálogos en los que se reflexiona sobre la industria del cine, la pérdida de la belleza y las debilidades humanas. Destacar un soberbio monólogo de Harvey Keitel que por si solo habría hecho que esta primera mitad valiese la pena, en el caso de que el resto hubiese sido mediocre, que no lo es.

La segunda parte es un viaje alucinado a un mundo surrealista lleno de color, personajes de dibujos animados, cientos de detalles escondidos en segundo plano y una sensación constante de que algo no acaba de estar del todo bien. Pero no es un simple divertimento vacío, se aprovecha para seguir reflexionando, lanzar ideas y hacer pensar al espectador.

Esto podría haber quedado en una película pretenciosa, un simple ejercicio vacío de estilo, pero el guión consigue cerrar y apuntalar todas las ideas mostradas, cerrándose una película redonda, sin fisuras.

Destacar el formidable trabajo que hace Robin Wright, y el hecho de que haya aceptado un papel en el que le dicen que está acabada, que está mayor y que nunca volverá a hacer una buena película.

Muy recomendable. Si te gusta la animación con toques surrealistas y la ciencia ficción no convencional, te encantará. 5 sobre 5.

La imagen que ilustra esta entrada está sacada de la galería de fotos de la página oficial de The Congress

Publicidad