Logan

Cartel de la película LoganLa primera vez que vimos a Logan fue cuando la primera película de X-Men se estrenó en el año 2000. Fue un gran éxito y dio comienzo al resurgimiento de las películas de superhéroes. Una de sus virtudes fue conseguir trasladar a los personajes desde las viñetas a la gran pantalla de manera convincente. Y eso contando con la desventaja de que en general no respetaron los uniformes de los tebeos.

Buena parte del mérito de esta fidelidad a los originales recae en el trabajo de los actores. De todos ellos, destacaron tres. Patrick Stewart haciendo de Charles Xavier, Ian McKellen en el papel de Magneto y un novato Hugh Jackman haciendo de Lobezno. A día de hoy ya hemos visto a nuevos actores en la piel de Charles Xavier y de Magneto, pero Lobezno solo ha habido uno, y es Hugh Jackman.

Ya han pasado más de 15 años desde que Jackman hizo por primera vez de Lobezno. Y a partir de una determinada edad cada vez cuesta más ser actor de cine de acción. Sobre todo si interpretas a un personaje como Lobezno, que envejece a un ritmo mucho más lento a causa de su poder de regeneración.

Así que Jackman quiso hacer una última película sobre el personaje. Pero no una película mediocre, como las anteriores películas en solitario de Lobezno. Algo grande, algo que se saliera de lo común en el género de superhéroes.

Charles, el mundo ya no es lo que era

Lo principal de Logan es quien es el auténtico enemigo. Y no, el enemigo al que se enfrentan nuestros héroes no es ese paramilitar con un brazo robótico al que vemos en el trailer. El enemigo es la edad. La vejez. La enfermedad.

Nada más empezar la película vemos que Lobezno ya no es el que solía ser. Las heridas no se le curan tan rápido, los golpes le duelen más de lo que deberían y las cicatrices son permanentes. Algo le ha ocurrido, su factor curativo ya no funciona como antes. Ya no estamos ante el Lobezno invencible de antaño.

Al poco vemos al profesor Xavier, que está aun peor que Logan. Escondido en un silo abandonado, delirando, y con el cerebro abotargado por los medicamentos. El antaño cerebro más poderoso del mundo es ahora un anciano de noventa años con problemas evidentes de deterioro mental.

Ambos viven escondidos del resto del mundo, en un futuro próximo en el que al parecer ya apenas quedan mutantes. Hasta que aparece una niña buscando ayuda.

Logan, es como tu, igual que tu

Y aquí empieza una road movie en el que nuestros héroes deben embarcarse una vez más en una nueva misión. Pero nuevamente, las cosas ya no son lo que eran. Ya no hay que salvar al mundo de un terrible enemigo que busca someter a la humanidad. Ahora tenemos a un pequeño grupo, Logan, Xavier y la niña Laura huyendo de un grupo de paramilitares, que anda tras la niña.

Y entre pelea y pelea, tiro, disparos y cuchilladas, la pelí aprovecha para reflexionar sobre un concepto que siempre estuvo muy presente en las historias de X-Men. La familia. Los X-Men siempre se ha presentado como algo más como un grupo de superhéroes, son una familia para aquellos marginados que no tienen una.  Que las edades de los tres protagonistas pudieran ser las de un abuelo, padre e hija no creo que sea casualidad.

Hugh Jackman, Dafne Keen y Patrick Stewart en la presentación de Logan

En el mundo real, la gente muere

Otro aspecto destacable de la película es la calificación por edades, que en vez de ser 13+ ha recibido la calificación de “Para adultos”. Y cuando tenemos a un personaje con tres garras afiladas como katanas en cada mano repartiendo estopa, pues esto se traduce en decapitaciones, mutilaciones y destripamientos a mansalva.

La película está equilibrada en este sentido. Asistimos a la autentica violencia que sería ver en combate a un tipo como Lobezno. Pero tampoco se recrea con la casquería. Es una violencia brutal, pero no llega al gore. Está enfocada para resultar impactante, pero sin querer convertir la película en un baño de sangre.

Lo importante es que la película es adulta de verdad. Como comenté en Deadpool y los superhéroes para adultos , solo por meter sangre y tripas no vas a hacer que una película de superhéroes sea para adultos, en todo caso la harás “no apta para menores”. Pero en este caso el aspecto “para adultos” de esta película no se queda solo en la violencia, sino que está presente en la trama. Así que perfecto.

Los mutantes, han desaparecido

Y para acabar. Esta película, ¿gustará a los que no sean demasiado aficionados al género de superhéroes? Es difícil de decir. Se aparta bastante de lo habitual en este tipo de películas. Es más una película de acción realista que una historia de superhéroes al uso. No vemos grandes villanos, ni un derroche de efectos especiales. Es todo más emocional, más intimista.

Pero para que este intimismo funcione, debemos empatizar con los personajes. Y esto puede ser difícil si vemos la historia de forma aislada puesto que no se nos presenta a cada uno. Aquí se da por hecho que sabemos quienes son Xavier y Logan, que es un “mutante”, y quienes eran los X-Men.

La película llega hasta el punto de meter elementos metareferenciales, como la presencia de un tebeo de los X-Men en la propia historia, haciendo una serie de reflexiones sobre el mismo que solo llegarán al que conoce estas historias desde pequeño.

En definitiva, Logan no es una película de superhéroes “normal”, pero dudo que pueda gustar demasiado al no aficionado a los X-Men.

Logan, aún estás a tiempo

Concluyendo, Logan es una película de superhéroes que nos ofrece un enfoque más adulto y que nos cuenta algo que aún no se nos había contado en este tipo de películas. Ofrece un soplo de aire fresco dentro del género, aunque exige conocer muchas referencias que se pueden escapar.

Nota: Notable alto.
Comprar en Amazon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *