El marciano, de Andy Weir

Estoy atrapado en Marte. No tengo forma de comunicarme con la Tierra. Todos piensan que estoy muerto. Estoy en un habitáculo diseñado para durar treinta días.
Si el oxigenador se rompe, me asfixiaré. Si el purificador de agua se rompe, moriré de sed. Si el habitáculo pierde estanqueidad, explotaré. Si no ocurre ninguna de esas cosas, me quedaré sin comida y moriré de hambre.
Así que sí. Estoy jodido.

El marciano es el libro de ciencia ficción de moda de estos últimos años. De ser autopublicado por su autor debido a que ninguna editorial confiaba en que pudiera tener éxito, a ser adaptado al cine por Ridley Scott.

El marciano es un libro de supervivencia y ciencia. El protagonista, Mark Watney, es un astronauta que está en una misión de la NASA en el planeta Marte. La duración estimada es de un mes, pero a los pocos días ocurre una emergencia y tienen que volver. A Watney le dan por muerto y le dejan en el planeta rojo. Pero no está muerto, sigue vivo y ahora está atrapado en Marte. Con la nave para el regreso fuera y las comunicaciones rotas, tendrá que usar sus conocimientos para encontrar una forma de volver a la tierra. Si puede evitar morirse antes de hambre.

El libro está narrado en primera persona, como si fuera el diario en el que va registrando Watney sus peripecias. Este es el mayor acierto de la novela. El protagonista es un cachondo mental que afronta su situación con todo el buen humor que puede. Su situación es desesperada y está casi seguro de que morirá así pero bueno, ¿por que no tomártelo con algo de humor?

Marte desde la sonda Curiosity

La narración de Watney hará que nos alegremos cuando algo le salga bien y que nos cabreemos cuando Marte se empeñe en ponerle las cosas difíciles. En una historia de este tipo es básico que conectemos con el protagonista y esto es algo que la novela consigue de forma espléndida.

¿Defectos? Pues el libro tiene varios. El primero es que a veces resulta confuso. El autor ha tratado de ser fiel a la ciencia y a la ingeniería aeroespacial en todo momento. Esto es un punto a favor, el inconveniente es que a veces resultad complicado saber que está haciendo Watney exactamente. Las explicaciones pueden resultar demasiado técnicas y es fácil perderse.

Otro problema es que en la segunda mitad del libro se puede hacer un poco repetitivo. Tampoco es que Marte sea un escenario muy variado, la verdad.

Pero estos defectos son menores. Es bastante probable que el libro te enganche, gracias a la gran personalidad de su protagonista, y te lo leas en un par de días. Tampoco es un libro muy largo.

En general, una lectura muy recomendable, incluso para los no aficionados a la ciencia-ficción o a la temática espacial.

Nota: Notable.

Comprar El marciano en Amazon

La imagen que ilustra esta entrada fue tomada por la sonda Discovery: Curiosity’s Color View of Martian Dune After Crossing It

Publicidad