Fundación, Isaac Asimov

La violencia es el último recurso del incompetente.

Bueno, pues ya me llegó el momento de leer Fundación. Este es el libro clave de toda la saga del futuro de Asimov, el que sirve de base para la historia. Eso no lo convierte en el mejor libro de la saga, debido a que tiene varios defectos que lo convierten en una novela con carencias.

¿De que va Fundación? En un futuro muy lejano, la humanidad ha colonizado toda la galaxia, y se encuentra unificada en una unidad política, el Imperio Galáctico. Un matemático, Hari Seldon, desarrolla una ciencia que le permite predecir la evolución futura de sociedades complejas. La psicohistoria.

asimov-fundacion-planeta-terminus

Usando esta técnica predice el inevitable colapso del Imperio. Tras la caída llegará un periodo de involución que podría acabar para siempre con la humanidad. Para minimizar este periodo, Hari Seldon creará dos fundaciones cuyo objetivo será recopilar todo el conocimiento humano para evitar que se pierda.

El mayor inconveniente es que Fundación no es una novela, sino una recopilación de relatos que se publicaron de forma independiente. Por tanto carece de la estructura de presentación – desarrollo – desenlace. En lugar de eso tenemos cinco partes (Los psicohistoriadores, los enciclopedistas, los alcaldes, los comerciantes y los príncipes comerciantes), y en cada una se nos cuenta una historia individual.

¿Problema? Que toca muchos temas, pero no llega a explorar sus implicaciones en profundidad. Echo de menos los largos diálogos analizando las posibles evoluciones de la trama presentes en otros de los libros de la saga. Aquí tenemos también este tipo de conversaciones, marca de la casa, pero mucho más escuetos.

Una civilización en decadencia. La energía atómica olvidada. La ciencia degenerada en mitología… Hasta que llegó la Fundación.

Para quien no haya leído nada de Asimov, la manera en la que los conflictos se suelen resolver en sus historias es la siguiente. Imaginemos dos planetas en guerra, cada uno con una estructura social y un nivel tecnológico distinto. En algún momento, uno de los planetas enviará un emisario a parlamentar con el enemigo. Se iniciará una discusión del tipo “Si nos atacáis, nuestra tecnología parará a la vuestra”. “Ya, pero vuestra estructura social os impedirá asimilar la victoria”. “No, porque tenemos una serie de alianzas que tal y cual”. “Bueno, pero esas alianzas dependen de tal adelanto tecnológico que perderéis por tal motivo”. “Si, pero vuestra costumbre cultural de hacer tal cosa provocará que vuestras armas acaben por ser inútiles”. Y así, hasta que uno demuestra que la victoria es inevitable por motivos sociales y culturales, y el otro rival se rinde. Pues bien, en Fundación estos diálogos son muy escuetos y están poco desarrollados, en comparación con otras novelas del autor.

Otro problema que tengo con esta novela es la sensación de estar leyendo una historia sobre mundos medievales. Vale, los protagonistas tienen naves espaciales, armas láser y usan dispositivos alimentados con energía atómica. Pero cuando nos describen la política o la sociedad parece más cercana a los usos del medievo que a una sociedad hipertecnológica. Entiendo que Asimov trata de reflejar la decadencia del imperio al hacerlo así, pero soy de la opinión de que por mucho que haya decaído una sociedad, si sigue teniendo la capacidad de viajar entre planetas debe mantener un mínimo de evolución cultural.

Una cañón atómico es arma poderosa, pero siempre se puede apuntar hacia el lado contrario

También flojean mucho las descripciones. Esto es algo habitual en Asimov, pero aquí creo que llega a ser excesivo. En la historia se nos presentan 5 o 6 planetas distintos, pero apenas sabemos nada sobre ellos, ni que aspecto tienen, ni como son sus gentes. Nada. El hecho de basarse en historias cortas hace que tenga que ser aún más escueto de lo habitual en este aspecto.

Esto también se aplica a los personajes. Cada una de las cinco partes tiene un protagonista distinto (excepto la tercera, que repite protagonista). Esto reduce a los personajes a meros clichés, sin apenas desarrollo ni evolución. Al ser relatos cortos, tampoco había mucho tiempo para más.

Pero a pesar de todo, la historia es bastante buena. Durante el libro se plantean muchas cuestiones sobre la influencia de la tecnología, la religión o el comercio en la sociedad. No se llega a desarrollar, pero en cierto modo esta novela no es más que una base para el resto de novelas. Otro punto importante que se explora es la inevitabilidad de los grandes procesos históricos. ¿Podemos evitar una debacle social si somos capaces de predecirla? ¿O si hemos sido capaces de predecirla es porque ya es inevitable?

El peligro está llegando. Cualquier tonto sabe cuando ha llegado una crisis. El verdadero servicio al estado es detectarla cuando aún se está formando

La conclusión es que Fundación es una buena historia, pero lo que la ha convertido en un mito de la ciencia-ficción es el haber iniciado la trilogía. No puede ser valorada fuera de su conjunto, sino como parte de un todo.

Nota: Notable.

La imagen que ilustra esta reseña se llama The Command System on Terminus y es un dibujo de sketchypages publicado bajo licencia CC BY-NC-ND 3.0

Comprar la Trilogía de la Fundación en Amazon