La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker

La verdad sobre el caso Harry Quebert es el segundo libro de Joël Dicker y ha sido uno de los últimos éxitos de venta y crítica en Francia. Sin contar nada que no se diga en la contraportada o en el inicio de la novela, su argumento es el siguiente:

El escritor Marcus Goldman está bloqueado tras el gran éxito de su primer libro. Para tratar de superar el bloqueo de escritor en el que se encuentra, visita a su antiguo profesor de literatura y amigo, Harry Quebert, que vive en un pueblecito de la costa oeste norteamericana. Tras la visita, Quebert llama a Goldman para decirle que han encontrado un cadáver en su jardín. El cuerpo pertenece a Nola Kellergan, con la que tuvo una relación amorosa hasta que ella desapareció hace 30 años.

La verdad sobre el caso Harry Quebert es una novela con dos temáticas. Por un lado tenemos la historia policíaca. ¿Quién mató a Nola? ¿Por qué motivo? ¿Por qué la enterraron en la casa de Quebert? Por otro lado nos cuenta la historia de amor entre Nola y el profesor Quebert. Una historia de amor imposible debido a la edad que ella tenía, quince años.

El libro funciona de manera desigual. La historia de amor no me convence, puesto que los sentimientos de los personajes no me resultan creíbles. Esta parte resulta demasiado tópica, muy basada en clichés. Deja la sensación de ya haber leído o visto historias así en cientos de libros, películas y series de televisión. Otro problema con la parte amorosa es que resulta reiterativa en muchos momentos. Se repite.

New Hampshire

La trama policíaca resulta más interesante. Contiene los suficientes giros, sorpresas y elementos inesperados como para resultar entretenida. El problema es que el tiempo dedicado a esta trama es escaso durante muchos tramos. El autor se centra en la historia de amor, o en otras tramas secundarias, dejando de lado la parte policíaca. Creo que al libro le habría venido bien una reducción de páginas, dando más fuerza al núcleo de la historia.

Otro aspecto destacable son sus auto referencias. Tanto el autor del libro, Joël Dicker, como el protagonista, Marcus Goldman, están ante la escritura de su segundo novela. Cada capítulo empieza con consejos sobre como escribir una gran historia. Desde un primer momento sabemos que el título del libro corresponde al libro que en la ficción será la segunda novela del protagonista. Todo es autoreferente. Este aspecto está bien hecho y no resulta pretencioso, como podría haber pasado.

La conclusión final es que es una novela policíaca entretenida. No me parece una obra maestra. No destaca ni en su trama policíaca ni en la parte amorosa. Pero se lee con agrado y no tiene ningún defecto importante que reprochar. En la solapa se reseña a un crítico que afirma “la gente la lee con ansia en el autobús y en el metro”. Es ese tipo de libro.

Recomendable si buscas una novela de trama policíaca amena de leer. Para la playa es un libro perfecto.

La imagen que ilustra esta reseña se llama Gilford, New Hampshire – Sawyer’s Dairy Bar, es de Marc Amstrong y se publica bajo licencia CC BY-SA