Person of Interest, primera temporada

Person of Interest es una serie de crímenes en la que un informático y un ex militar se unen para evitar asesinatos. Está creada por J.J.Abrams y John Nolan, hermano del director de cine Christopher Nolan y su guionista habitual.

Esta serie me la habían recomendado en varias ocasiones pero siempre la fui dejando. El que finalizara con unas críticas por todo lo alto y la temática de “agentes informáticos” que tienen me convenció para verla. De momento solo he visto la primera temporada y aprueba con nota. Y eso que todas las reseñas afirman que cuando la serie se pone bien es a partir de la tercera temporada.

Estás siendo observado

Person of Interest toma como punto de partida la existencia de una máquina creada por el gobierno USA que espía todas nuestras comunicaciones. Usando estos datos junto con otro tipo de información, como las cámaras de videovigilancia, la máquina es capaz de predecir atentados terroristas, objetivo para el cual fue construida.

Pero su diseñador, el informático Harold Finch (interpretado por Michael Emerson, conocido por hacer de Ben Linus en Perdidos), descubre que la máquina también es capaz de predecir crímenes comunes. Los que mandaron construir la máquina se niegan a usarla para detener estos crímenes, pues tienen miedo a que salga a la luz.

Así que Finch modifica el algoritmo de predicción para que le envíe a él los crimines “irrelevantes”. Y contrata a un ex-asesino del ejército USA para resolver los crímenes. Este personaje, John Resse, es interpretado por el actor Jim Caviezel (conocido por hacer de Jesucristo en La Pasión)

Person of Interest, primera temporada

Tenemos otro número, mr Reese

Todo esto es el punto de partida de la serie, lo que he contado se explica en el primer capítulo, por si alguien está leyendo esto y cree haber leído demasiado. La mecánica de esta primera temporada es la habitual de un procedimental policíaco. Es decir, cada capítulo, un caso. La máquina le comunica a Finch una persona que está a punto de ser asesinada o de convertirse en un asesino y este envía al señor Resse a evitar el crimen.

Cada capítulo es una sucesión de giros de guión y de acción frenética. Un detalle que hace distinta a Person of Interest de otras series policíacas es que aquí tratan de resolver los crímenes antes de que ocurran. Y que lo único que saben es que la persona señalada por la máquina estará involucrada, pero de ninguna forma pueden saber si será el asesino o el asesinado. El juego que da esto a la hora de crear intriga está muy bien aprovechado, con grandes momentos de ¡Oh, vaya, jamás habría esperado esto!

Por otra parte la acción es trepidante, pero exige una gran suspensión de la incredulidad. El ex-agente Resse es una máquina de combate, capaz de salir sin despeinarse de un edificio rodeado por una docena de paramilitares armados con fusiles de asalto. Y Finch es un hacker casi milagroso, que entra en cualquier sistema informático, de comunicaciones o de vigilancia en segundos y sin esfuerzo.

Person of Interest

Puedo sentirlo. Mirándonos. Escuchándonos. No hay sitio donde esconderse

En este sentido la serie hay que tomársela como quien ve una serie de superhéroes. Asumes que los protagonistas son capaces de casi todo y ya está. Person of Interest no es una serie realista. Tampoco trata de serlo. Eso sí, como informático puedo decir que todo lo relacionado con los hackeos tiene un mínimo de base. Las cosas que hace Finch no se pueden hacer tan rápido, ni de forma tan sencilla, pero no se dicen tonterías al estilo de CSI y su infame “Voy a crear una interfaz gráfica en Visual Basic para obtener su IP”

Y Resse es casi invencible, pero como lo son los agentes especiales de la ficción, como Jason Bourne o James Bond. A este tipo de personajes ya estamos muy acostumbrados.

La serie no es solo una sucesión de casos independientes, sino que también hay un grupo de personajes recurrentes que poco a poco van tomando peso. Además se nos ofrecen pequeños flashbacks del pasado, para contarnos de donde han salido los protagonistas. Aquí se nota la mano de J.J.Abrams. Ojo, estos recuerdos del pasado son mucho más escuetos y menos presentes que en Perdidos, donde eran “marca de la casa”. Hay capítulos que ni siquiera los incluyen.

De momento solo he visto la primera temporada, pero según se por otras reseñas, al llegar a la tercera temporada Person of Interest se “serializa”. De capítulos sueltos la serie pasa a tener una trama única que continúa de un episodio a otro, para finalizar en la quinta temporada. Por lo que he leído en cuanto la serie toma un argumento continuado mejora bastante. Pero la primera temporada ya es bastante buena por si misma.

Aún así, si no te ves con ganas de empezar con una serie de 22 capítulos por temporada, en este artículo te indican los mejores capítulos de cada temporada: Person of Interest: Los capítulos que debes ver

Bastante recomendable.