Georges Lemaître, el cura que descubrió el Big Bang

El Universo fotografiado por el Hubble

Esta es una de las historias de la ciencia que más me gusta, por la ironía que conlleva. Si alguna vez habéis discutido de ciencia y religión es muy posible que alguien, defendiendo la no existencia de Dios, haya dicho lo siguiente:

Dios no creo el universo. Fue el Big Bang

La ironía de la historia es que la teoría del Big Bang fue expuesta por primera vez por un sacerdote católico belga. Georges Lemaître. Astrofísico y matemático, si, pero también sacerdote, teólogo y católico. Ironías de la existencia.

La Relatividad y el estudio del universo

Albert Einstein

Todo empezó en los primeros años del siglo XX. La física estaba totalmente revolucionada con una teoría desarrollada por un joven alemán llamado Albert Einstein, llamada Teoría de la Relatividad. Esta teoría, entre otras cosa, consiguió explicar correctamente como actuaban el electromagnetismo y la gravedad a través de grandes distancias.

Si os acordáis de mi entrada sobre el modelo estándar, de las cuatro fuerzas que componen el universo, solo la gravedad y el electromagnetismo tienen alcance infinito. Newton afirmaban que el efecto era automático, pero Eintein probó que el efecto del electromagnetismo y la gravedad no es automático, sino que debe transmitirse primero hasta nosotros.

Es parecido al sonido, cuando cae un relámpago, no escuchamos el trueno hasta unos pocos segundos. Pues igual con estas dos fuerzas. La luz de las estrellas no nos llega de manera instantánea, sino que tarda en llegar. Y lo mismo para los efectos gravitatorios.

¿Y que transcendencia tiene todo esto? Básicamente, permitió que pudiésemos empezar a estudiar el universo en mucho más detalle. Una vez que Einstein nos explicó como leer las señales gravitatorias y electromagnéticas que nos envían las estrellas, solo era cuestión de ponerse a estudiarlas.

El universo se expande

Diagrama del Big Bang

Los científicos empezaron a hacer sus estudios. En esa época había un profundo debate alrededor de las llamadas nebulosas espirales. Actualmente sabemos que el universo está formado por muchísimas galaxias y que la nuestra, la vía láctea es una más. Pero en esos momentos los astrofísicos pensaban que el universo se reducía a la Vía Láctea y desconocían la naturaleza de las espirales.

Pues bien, una de las consecuencias de la Teoría de la Relatividad fue la posibilidad de medir la distancia a la que se encuentran otras estrellas, analizando la onda lumínica que llega hasta nosotros. Gracias a esto, un astrofísico conocido como Hubble descubrió muchas cosas interesantes. Primero, que esas nebulosas no eran sino agrupaciones de estrellas, a las que llamó galaxias. Segundo, que la Vía Láctea es una galaxia normal dentro de las muchas existentes. Tercero, que estas galaxias están muy alejadas de nosotros.

Como siempre, el universo nos empequeñece. De creernos el centro del universo, a ser un planeta más. De pensar que el Sol era el nuevo centro, a descubrir que era una simple estrella dentro de la Vía Láctea. Y de la creencia de que la Vía Láctea lo era todo, a saber que, de nuevo, era una simple galaxia, dentro de la inmensidad del cosmos.

Pero aun quedaba algo más para ser descubierto por Hubble. Lo más importante para la historia que estoy contando hoy. Hubble descubrió que las galaxias se alejan todas unas de otras. Es decir, que el universo no está quieto, sino que se expande.

El átomo primordial

Georges Lemaitre

Este último descubrimiento de Hubble fue toda una revelación. Hasta ese momento casi todos estaban de acuerdo en que el universo era estático. Es decir que las estrellas y planetas giraban alrededor de determinados puntos, pero que, en general, la forma del universo era estable. Sin embargo, la expansión de las galaxias trajo otra conclusión: Que el universo es cada vez más grande y que las galaxias están cada vez más separadas las unas de las otras

Y el siguiente pensamiento que se nos viene a la cabeza es: Si las galaxias cada vez están más lejos, es que antes estaban más cerca. Pero, ¿hasta que punto llegaron a estar cerca? ¿Hay alguna manera de saberlo? Y aquí entra en juego el jesuita Georges Lemaître

Él estaba convencido de que, si las galaxias estaban antiguamente más juntas, habría un momento en que todo el universo, tanto materia como energía, estuvo condensado en un único punto. A este punto le llamó átomo primordial. Según él, el universo surge tras la explosión del átomo primordial. Ahora solo le quedaba demostrarlo matemáticamente.

Para ello usó las ecuaciones de la Teoría de la Relatividad General. Con estas ecuaciones se puede hacer un modelo matemático del universo. En principio se pueden desarrollar cualquier cantidad de modelos con las ecuaciones relativistas, con lo cual que una teoría se ajusté a la Relatividad no la prueba. Pero desde luego si no se ajusta, es que dicha teoría no es válida.

Finalmente el padre Lemaître consiguió desarrollar un modelo matemático que explica el origen del universo como átomo original y su posterior expansión hasta la situación actual. A este modelo se le llama actualmente Modelo Friedman-Lemaître-Robertson-Walker pues, aunque Lemaître fue el primero en hablar del átomo primordial, el modelo de universo en expansión fue desarrollado casi al mismo tiempo por otros 3 científicos.

Por cierto, Lemaître dio como posible fecha de nacimiento del universo un rango de fechas entre 10.000 y 20.000 millones de años. Actualmente se acepta que el universo tiene alrededor de 13.700 millones de años.

Hay que decir que hasta ahora, la teoría del Big Bang es aceptada por la casi totalidad de los científicos y existen muchos indicios que lo confirman. El más importante de ellos es la radiación de fondo de microondas. Esta radiación sería algo así como los restos de la gran explosión inicial. El modelo matemático  predijo su existencia y, varias décadas sería finalmente detectada. La mayoría de los científicos opinan que este descubrimiento prueba el Big Bang

Anexo: Implicaciones filosóficas y teológicas.

Como nuestro protagonista ha sido un sacerdote jesuita, voy a dejar de momento la ciencia a un lado y voy a hablar un poquito de las implicaciones teológicas de esto. Es decir, ¿cómo encaja la creencia en un Dios con una teoría como el Big Bang? ¿Son compatibles?

Obviamente si. A fin de cuentas, ¿no fue un cura el que inventó el Big Bang? Ahora en serio, básicamente, respecto a la historia del Universo tenemos, en principio, dos posibilidades:

  • Que el espacio-tiempo sea eterno y siempre haya existido. Un ejemplo de este tipo de teorías, sería la Teoría del Estado Estacionario que fue defendida por muchos, hasta que a finales de los 60 se descubrió el fondo de microondas, que la echó abajo.
  • Que el espacio-tiempo no sea eterno, sino que al menos tenga un momento inicial (que tenga un momento final ya es otra historia). Aquí tenemos nuestra teoría del Big Bang

Sol y nubes

¿Y que se entiende por Dios? Según las religiones de libro, Dios sería, ante todo, el creador del universo. Por tanto la idea de Dios encaja con nuestro segundo modelo, universo con inicio, pero no encaja con el primer modelo, que habla de un universo eterno.

Es decir, la teoría del Big Bang no niega la posibilidad de que exista un Dios. Tampoco lo confirma, claro, pero no lo niega. Si se hubiese probado la teoría del universo estacionario, si se habría confirmado la no existencia de Dios.

Ojo, la idea de Dios habitual que tenemos en occidente. Es decir, la de un Dios creador. Si creemos en un modelo panteísta, en el cual Dios y Universo serían la misma cosa, pues lo que no encajaría sería la teoría del Big Bang. Este tipo de Dios es en el creía el filósofo del siglo XVII Baruch de Spinoza.

¿Habéis escuchado alguna vez eso de que Einstein afirmaba que creía en Dios? La cita concreta es “Creo en el Dios de Spinoza, que es idéntico al orden matemático del Universo”. Exacto, el Dios de Spinoza. ¿Sabéis que modelo de Universo defendió Einstein? Pues, obviamente, un modelo estático y eterno. Él no creía en un Dios creador, sino en un Dios panteísta

Y eso es todo por hoy

Referencias

Para saber más:

Prisas

Esta fin de semana ha estado en BCN y en el aeropuerto me fijé en un pequeño detalle que me hizo pensar. Básicamente es la prisa que tiene la sociedad en general.

El primer detalle fue la cola en la sala de espera. Normalmente el monitor que hay en cada puerta de embarque se enciende unos diez o quince minutos antes de que abran la puerta. Pues bien, antes de que empiece el embarque la gente ya estaba haciendo cola. Yo, y algún que otro más, esperamos felizmente sentados a que abrieran la puerta y empezaran a recoger billetes, mientras el resto de la gente estuvo de píe en la cola durante casi un cuarto de hora.

Hay que tener en cuenta que el avión no va a despegar hasta que esten todos. Y que el billete te dice el asiento. Pero la gente, hacía cola.

Parecido al aterrizar, pero aún más espectacular. En cuanto para el avión casi todo el mundo se pone en pie de un bote y empieza a sacar maletas como locos. Lo normal es que te quedes de pie, sin poder moverte, porque estás atrapado hasta que la gente del principio acaben de recoger e irse.

Incluso al lado mía había una madre con su hija. La madre tenía intención de esperar sentada, pero la hija le recriminó “no irás a quedarte sentada ” Y yo pensé para mí, “pues sí”. Porque no vas a salir antes y, aunque salgas antes, es igual, porque vas a tener que esperar para recoger las maletas.

En resumen. La gente tiene prisas hasta para cosas en las que es totalmente inútil tener prisa. Entiendo que si vas al cine, al trabajo o a una cita, puedas ir con prisas, pero ¿en un avión? Tener prisas solo sirve para estar más tiempo de pie. Lo lógico es levantarte cuando te toque. Y mientras, sigues leyendo el periódico

Y me hizo pensar un poco. ¿Los humanos somos así de acelerados por naturaleza o es la vida moderna? ¿Por qué no nos paramos a pensar un poco si a veces no será mejor tomarse las cosas con un poco más de calma?

Pd: Aprovecho para ciscarme en la familia de los “tios prisas con coche”, que por querer llegar un par de minutos antes a su lugar de destino, corren con el coche, adelantan a lo loco y hacen todo tipo de maniobras peligrosas para los demás. Os odio. A vosotros y a los listos que se creen que las normas de tráfico están para los pringaos.

Cinco filosofos, Eduard Punset

Eduard Punset es un economista que, harto de hacer números, empezó a dedicarse a la divulgación científica, centrándose en temas como el universo, la física cuántica y la naturaleza humana. Es famoso por su programa Redes, programa de calidad que ponen en la 2 a la misma hora que las cadenas locales ponen porno, es decir, el sitio al que la televisión relega a la ciencia.

Su frase: Toda decisión que tomas es iniciada y finalizada por tu parte emocional. La razón no es la que decide, son las emociones

Nuestro cerebro tiene un lado racional, frio, calculador y un lado emocional, apasionado, impetuoso. Es lo que se dice de pensar con el cerebro o con el corazón. Bien, pues cualquier decisión de importancia que tengamos surgirá, metafóricamente, de nuestro corazón. No de nuestra parte racional. Y después le daremos vueltas a las cosas, meditando los pros y los contras. Pero al final, ¿quién tiene la última palabra? ¿La razón o las emociones?

Pues según los últimos avances en neuorología nos dicen que en última instancia el lado emocional de nuestro cerebro será quien tendrá la decisión final. No hacemos lo que debemos, o lo que sería más racionable. Nuestra mente siempre se inclinará por lo que nos gusta.

Así que ya sabeis. No somos animales racionales, somos animales emocionales. Ante la duda, ¿hago lo que es más lógico, o lo que me dice el corazón? Nuestra naturaleza nos inclina a esta última opción. Por tanto, no lucheis contra vuestra naturaleza.

Cinco filosofos, Friedich Nietzsche

Friedich Nietzsche filósofo germano que básicamente afirmaba que toda la cultura occidental hasta el momento estaba equivocada, basicamente por basarse en unas bases contrarias a la naturaleza humana, la religión judeocristiana y la filosofía socrática.

Su frase: Lo que no te mata, te hace más fuerte

En esta vida se aprende a palos. Da igual lo que hayas estudiado, lo que hayas leido o lo que te hayan contado. No. Las personas aprenden con la experiencia, en especial con las experiencias negativas. Con lo cual cuando os pase algo malo, lo primero que debeis hacer es pensar, ¿Por qué ha sucedido esto? ¿Como puedo evitar que esto vuelva a suceder? ¿Qué puedo sacar de bueno de este error? Recordad, se aprende más de los errores que de los aciertos.

Cinco filosofos, Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret fue un judío que ejerció como predicador en la época del emperador Tiberio. Hijo de Dios para algunos, profeta para otros, miembro de la secta judía de los esenios para unos pocos, la mayor farsa de la historia para algunos otros. Según Sanchez Dragó, Jesús fue un iniciado de Dionisios, Isis, Osiris, Buda, el Tranta, aparte de un anarquista y fingió su propia muerte usando técnicas de fakirismo, yoga y contról tántrico de la respiración que aprendió a en la India, para después largarse a este pais, donde supongo que se fue a descansar, que ya muchas cosas había hecho a los 30 años.

Su frase: No seas de los que ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Quitaté primero la viga de tu ojo, y así verás mejor para quitarle la paja a tu hermano

Una de las costumbres mas arraigadas en el mundo, sobre todo en este pais, es criticar a los demás, hablar mal de los otros, pero casí nadie hace autocrítica. Es muy sencillo decir este cual, ese tal y aquel acuyá. Pero es muy dificil hacer un poco de autocrítica, reconocer nuestros errores y defectos y solucionarlos. Y es muy dificil arreglar el mundo y arreglar a los demás, cuando no somos capaces de arreglarnos a nosotros

Próximo: Nietzsche

Cinco filosofos, Aristóteles

Aristóteles, filósofo de Estagira y educador de un tío tan grande como Alejandro Magno. Sus ideas tuvieron gran influencia durante varios siglos, aunque ahora se considera que la mayor parte de sus teorías sobre ciencia estaban equivocadas. Alguién, no recuerdo quién, dijo que nunca un hombre tan equivocado hizo tanto por la ciencia.

Su frase: La virtud es el punto medio entre dos extremos igualmente viciosos

En este mundo actual parece que todo tiene que ser blanco o negro , bueno o malo. Actualmente estamos muy radicalizados todos, nos vamos a un extremo o nos quedamos en el otro. Pensamos que la solución de todo es radicalizar.
Y no, la mejor opción suele ser la intermedia. La que mezcla la solución propuesta por unos y por otros. En el equilibrio está la clave
Creo que más de un político y lider periodístico debería pensar en esta frase todos los días al levantarse.

Anteriores: Bruce Lee

Cinco filosofos, Bruce Lee

Bruce Lee, la única persona que puede derrotar a Chuck Norris, es conocido por haber sido uno de los mayores luchadores de artes marciales que el mundo ha visto. Su estilo, el Jeet Kune Doo, era bastante ecléctico, mezclando varias formas de combate, basándose para ello en los principios del Taoismo.

Su frase: Sé agua, amigo
Vacía tu mente, se amorfo, moldeable, como el agua. Si pones agua en una taza se convierte en la taza. Si pones agua en una botella se convierte en la botella. Si la pones en una tetera se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede chocar. Sé agua amigo mío

Basicamente esta es la propuesta de nuestro amigo Bruce. Adaptarse a las circustancias. Es más facil que nosotros nos adaptemos a ellas, que tratar de luchar contra las mismas. Cuando nos enfrentemos a un problema o inconveniente, cuando el mundo parezca ponerse contra nosotros, podemos seguir pegándonos de cabezazos contra el mismo, o adaptarnos a los inconvenientes y superarlos así.

Sed agua amigos mios. Y recordad, el agua, no solo se adapta, sino que también, con constancia y tiempo, es capaz de destruir cualquier cosa.

Próximo: Aristóteles de Estagira

Filosofía de andar por casa

Ultimamente mi vida ha entrado en una espiral de monotonía que me está dejando sin temas sobre los que escribir en este blog. Así que voy a tocar uno de los temas más habituales en esto de los blogs, la filosofía de andar por casa, philosofy for dummies, que dirían los yanquees.

¿En que consiste? Pues basicamente en hilar una serie de pensamientos, generalmente de índole pesimista, y exponerlos desnudos al mundo. Normalmente el resto de blogeros, tan pesimistas como nosotros, nos responderan con un si, tio, la vida es una mierda y el mundo está imbecibilizado por las multinacionales. Menos mál que tu y yo nos hemos dado cuenta.

Como mi intelecto no da para más que para decir frases pomposas y sin contenido, dejaré que otros filosofen por mi. Escojeré a 5 pensadores, todos ellos más inteligentes que yo, para que expongan una frase de esas lapidarias en la que se pueden resumir cientos de pensamientos.

Los escogidos y cuyas frases e ideas expondré a lo largo de sucesivas entradas son:

– Bruce Lee
– Aristóteles
– Jesús de Nazaret
– Nietzsche
– Eduard Punset

Como podeis comprobar, soy una persona bastante ecléctica.