The Walking Dead, el videojuego.

The Walking Dead es un videojuego de Telltale Games publicado en 2012. Se basa en los comics de Robert Kirkman, aunque los personajes y la historia es distinta.

El juego narra la historia de Lee Everet, un convicto que queda libre a causa del inicio del ataque zombie (a los que nunca se les llama zombies, siempre caminantes). Mientras trata de refugiarse, conoce a la pequeña Clementine. A partir de entonces, Lee tendrá dos objetivos. Sobrevivir y ayudar a Clementine a encontrar a sus padres. Durante el juego iremos guiando a Lee y uniéndonos a otros supervivientes para hacer frente a los caminantes.

The Walking Dead: Lee y Clementine
Lee y Clementine

Lo más peculiar de este juego es que tiene más de serie interactiva que de juego. La principal mecánica son los diálogos y la toma de decisiones. Continuamente tendremos que hablar con otros personajes y en función de lo que decidamos ocurrirán una cosa u otra.

Al contrario que en otros juegos en los cuales los diálogos son bastante obvios y siempre nos presentan una opción claramente “buena” y otra “mala”, en The Walking Dead estos diálogos suelen ser muy críticos y muchas veces habrá que elegir un mal menor entre dos opciones malas.

Un ejemplo, al inicio del juego un niño será alcanzado por un caminante, aunque aparentemente ha resultado ileso. Uno de los personajes fuertes del grupo abogará por expulsarle a él y a su familia. El protagonista se verá en medio. ¿Qué hacer? ¿Permitir que el niño, que podría estar infectado, se quede o expulsar a toda la familia del refugio en el que nos encontramos?

The Walking Dead, videojuego

Este tipo de decisiones son continuas. Atacan los caminantes, tenemos que salvar a un compañero, pero solo a uno, ¿a quién dejamos morir? Un amigo ha sido mordido por un caminante, ¿tratamos de ayudarle o le matamos para evitar su conversión? Estás falto de alimentos y encontramos alimentos, pero parecen ser de otras personas. ¿Les robamos o seguimos adelante? Alguien en el grupo nos está retrasando. ¿Nos ponemos en peligro para ayudarle o le dejamos atrás?

El juego también tiene algún que otro puzzle en los que tendremos que encontrar una serie de objetos necesarios para seguir avanzando. También hay escenas de combate, que consisten en ir pulsando de forma rápida las teclas que nos vaya indicando el juego (quick time events). Nada complejo, el juego apenas tiene zonas en las que nos podemos quedar atascados por su dificultad o por no saber que hacer.

The Walking Dead, quick time events.
Sistema de combate, pulsa la Q a toda velocidad.

Todo esto hace que este juego funcione más como una serie interactiva que como un videojuego tradicional. Lo interesante aquí no es el reto que ofrece, que es más bien escaso. Es la historia, que está bastante bien escrita, con giros y momentos de gran impacto. Es como ver la serie o leer los cómics, pero con mayor implicación emocional, pues aquí controlamos los pasos del protagonista.

Si eres fan de The Walking Dead y te atrae esta producción de Telltale, pero no sueles jugar a videojuegos y te pueda echar para atrás que tu inexperiencia te dificulte disfrutarlo, no te preocupes. La dificultad es mínima, y se puede avanzar sin problemas. Esto también hay que tomarlo desde el otro lado. Si buscas un videojuego “al uso”, The Walking Dead te puede decepcionar por el escaso reto que supone.

The Walking Dead personajes

Otra pega es la linealidad de la historia. Aunque estemos todo el tiempo tomando decisiones de apariencia crítica, la realidad es que la base de la historia no cambiará hagamos lo que hagamos. El juego tiene un solo camino, nuestras decisiones lo más que modificarán es quien nos acompañará en este camino, o el orden de determinados acontecimientos. Pero hagamos lo que hagamos, no nos podemos salir del camino establecido.

En resumen, un juego bastante recomendable, por la historia que nos ofrece más que por su calidad como juego. Emocionalmente impactante, alguna de las decisiones que te obligará a tomar te dejarán con mal cuerpo por unos cuantos días. Pero hay que tomarlo como ver una serie, más que como un videojuego.

Trailer del juego:
https://www.youtube.com/watch?v=N40uY51s5Z0

Braid, el videojuego

Braid es un videojuego de puzles con apariencia de plataformas publicado hace unos 5 años. De cuidada estética, esconde más de lo que aparenta a primera vista.

El juego comienza con un personaje con aspecto de oficinista en el tejado de un edificio de lo que parece ser una ciudad en llamas. Avanzando un poco, llegamos a una casa. En cada habitación hay una puerta y un cuadro. Nuestro objetivo es entrar en las puertas, recorrer los distintos niveles e ir recogiendo las piezas de un puzle. Cuando tengamos todas las piezas, podremos completar el cuadro usando dichas piezas. Una vez completados todos los cuadros, desbloquearemos el acceso a la última habitación.

Braid, inicio del videojuego

El juego tiene dos aspectos destacables. La mecánica y la historia detrás. La mecánica se basa en el control del tiempo. Tendremos la posibilidad de hacer retroceder el tiempo. Inicialmente usaremos esta opción para corregir algún fallo cometido e intentarlo otra vez. Más adelante tendremos que usar esta mecánica para poder seguir adelante. Por esto comento que a pesar de su apariencia de juego de plataformas, realmente es un juego de pensar y de tratar de ver como solucionar el acertijo lógico de cada pantalla usando nuestros poderes temporales. Poderes que van variando en cada habitación. La curva de dificultad es elevada y pronto nos enfrentaremos a acertijos bastante complejos que nos harán estrujarnos los sesos (o buscar la solución en Youtube, si no nos vemos capaces de seguir)

Este es el primer punto a favor del juego, su original mecánica. Este tipo de puzles temporales son muy originales y nos alejan de la tónica habitual en juegos de plataformas.

Braid, en juego.

El segundo aspecto es la historia. En cada habitación tendremos unos libros en los que se nos cuenta la historia del protagonista. Los cuadros parecen reflejar momentos de su vida. Desde el primer momento nos dicen que nuestro personaje cometió algún tipo de error gravísimo que ahora busca enmendar. En principio parece que este error está relacionado con algún tipo de relación sentimental, pues nos dicen que estamos tratando de rescatar a una princesa perdida. Poco más decir, solo comentar que si llegamos al final nos dirán de forma bastante críptica y metafórica que es lo que hemos hecho realmente. Una vez entendido el final, solo queda aplaudir. Personalmente me ha parecido brillante, si jugáis y sois capaces de completar el juego, os espera una gran sorpresa.

Este es el otro punto a favor del juego. Su giro final. El problema es que tal vez sea difícil de captar el significado de lo que nos quieren contar y más que impactarnos nos cause un efecto de ¿pero esto que es?

En general, un juego bastante recomendable si buscas algún tipo de desafío intelectual. El juego se puede comprar por 20€ en braid-game, aunque es de estos juegos que suelen encontrarse en ofertas o packs a mucho mejor precio.

Super Meat Boy

Super Meat Boy es un juego de plataformas desarrollado por una compañía independiente y que puedes comprar por 13,99€ en Steam (o esperar a una oferta. Yo lo conseguí por menos de 1€ en un pack de juegos).

El argumento es muy simple. El malvado doctor Fetus ha raptado a nuestra chica y debemos ir superando pantallas hasta rescatarla. El argumento y el nombre del juego es un claro homenaje al Super Mario Bros y en cierto modo la mecánica es similar.

Super Meat Boy. Pantalla de presentación

La mecánica del SMB consiste en que te maten, te vuelvan a matar y vuelvas a morir hasta que finalmente consigas pasarte la pantalla. Los niveles son muy cortos, rara vez duran más de 10 segundos. Con lo que el factor de “pique” y de ¡tengo que intentarlo una vez más! es extremadamente alto.

Los niveles no son nada sencillos. Aunque el primer mundo (The Forest) no nos presentará demasiados problemas, a partir de ahí entramos en mundos llenos de pinchos, trampas de lava, paredes que se rompen, cuchillas, misiles teledirigidos y todo tipo de elementos dispuestos a matarnos una y otra vez.

Super Meat Boy. Captura de un nivel

En este aspecto, el juego cuida de no resultar demasiado frustante. Cada mundo son veinte pantallas, pero podemos jugarlas en el orden que queramos. Por lo que si una nos resulta excesivamente difícil, podemos probar suerte con la siguiente. Tampoco hace falta finalizar todas las pantallas para acabar el mundo, generalmente con completar 17 pantallas será suficiente. Eso si, para pasar al siguiente nivel tendremos que vencer a un enemigo final de fase, que puede resultar bastante puñetero.

En general es un juego bastante entretenido. Aunque resulta demasiado cruel en determinados momentos, la corta duración de sus niveles nos animará a volver a intentarlo una vez más, hasta dar con la manera de seguir adelante. En este sentido imita el sistema de “ensayo y error” de los antiguos juegos de plataformas de 8bits, pero actualizado para resultar más frenético.

Super Meat Boy: Jefe del final del primer mundo

Bastante recomendable si lo ves en alguna oferta (porque 14€ resulta excesivo por el juego). Eso sí, aléjate de él si no eres especialmente habilidoso, porque vas a necesitar unos buenos reflejos para no acabar tirando el mando contra la pantalla.

No me gusta el Portal 2, lo siento

Pues si señores, hace unos meses me acabé el juego que para muchos es el juego del año, la mayor revolución en el panorama del videojuego en mucho tiempo, una necesaria brisa fresca de originalidad. Y me ha parecido un aburrimiento.

Por si alguien no sabe que juego es este, se trata de, oh sorpresa, de la segunda parte del Portal. Si ya sabes de que juego estoy hablando puedes saltarte esto y pasar a “El Portal II es sobre una chica que anda”, que es donde pongo a parir al Portal 2. Si no sabes de que estoy hablando, ahora te explico.

El Portal es un juego muy cortito que venía incluido en una recopilación que hicieron en su momento del Half Life II (que si que es un juegazo, por cierto). De hecho se basa en el sistema gráfico del HL2. Básicamente es un juego en primera persona en el cual tendremos que ir resolviendo puzzles lógicos, en vez de matar monstruos o soldados enemigos, como suele ser habitual en este tipo de juegos.

Así, el juego es una sucesión de “cámaras de prueba” en las que tendremos que llegar a la salida activando una serie de botones, moviendo cubos, activando generadores y demás. Como ayuda dispondremos de un generador de portales que nos permitirá llegar a sitios de otro modo inaccesibles. Como es complicado de explicar, un vídeo de ejemplo:

El Portal me pareció un gran juego, corto pero intenso, original, entretenido y exigente. ¿Cuál es entonces el problema con el Portal II?

El Portal II es sobre una chica que anda

El principal problema del Portal II es que ahora no es un juego que viene de regalo, sino un juego completo. Esto implica que debe ser más largo. ¿Y como lo han hecho más largo? Pues poniendo tediosas caminatas entre cámara de pruebas y cámara de pruebas. Mientras que en la primera parte estás continuamente resolviendo pruebas, aquí hay grandes zonas que separan una cámara de otra. Y tienes que andar, y andar, y andar.

Portal 2: Un largo y oscuro tunel
¡Oh! ¡Un largo paseo a través de un escenario vacío! ¡Parece divertidísimo!

Vale, no es solo andar, generalmente tendrás que usar los portales para seguir adelante. Pero no hay reto lógico. Se trata de encontrar el lugar donde fijar un portal de entrada, otro de salida y seguir a la siguiente zona. Vamos, que de un juego de pensar hemos pasado a un juego de percepción visual. Apasionante.

No todo es así, claro. También hay partes en las que el juego vuelve a ser como antes, un rompecabezas tras otro. Pero dura poco. Lo justo para que cuando digas, ¡por fin se pone interesante! el juego te responda, “Pues no. Venga, a dar otro paseito”

Portal 2: Sala de prueba
Vale, el botón para abrir la puerta está ahí arriba. Pero, ¿cómo llego hasta él?

Un chiste alargado pierde su gracia

Otra seña de identidad del primer Portal es GlaDOS. El robot de voz femenina que nos va amenazando y animando entre cámara y cámara y que te hace sonreír en más de una ocasión con su peculiar y negro sentido del humor. En el Portal II tenemos al robot Wheatley, además de otros acompañantes que nos vamos encontrando.

¿Cuál es el problema? El exceso de verborrea. Ya no nos encontramos con una frase ingeniosa al empezar y otra al acabar cada prueba. Ahora es continuo. Mientras damos nuestros tediosos paseos, siempre hay alguien soltando frases supuestamente ingeniosas sin parar. Un coñazo, vaya, pero es que además la mayoría de los chistes son tal que así:

Jejejeje, eso que tienes delante te puede matar. Jajajaja. Pero es por la ciencia. Jojojojojo.

No, en serio. Tras cincuenta bromas con este mismo patrón YA NO TIENE GRACIA. Coño ya.

No es el pastel que nos prometieron, pero tampoco es una patata

¿Todo esto quiere decir que Portal II sea un truño que no haya por donde coger? No. Tampoco es eso. Realmente el juego ofrece puzzles bastante interesantes, la ambientación es soberbia y la trama que se deja ver entre lineas está bastante trabajada. Todo el juego transmite un espíritu de decadencia y desasosiego bastante interesante que hace que a pesar de sus continuos altibajos sigas adelante. Y que narices, hay algunos puzzles realmente inspirados.

¿Es un buen juego? Pues si. ¿Una jodida obra maestra? Ni de coña. Comparando con la primera parte es la triste constatación de que por hacer algo más a lo grande no tiene porque resultar mejor.

Aún así reconozco que no he jugado aún en modo colaborativo. Y tal vez sea en el modo colaborativo donde esté la grandeza que yo no he sabido ver.

Do it for science.

Pd: Las imágenes son capturas de pantalla de la versión para Mac del Portal II

Starcraft II

Llevo casí 4 o 5 años sin jugar a ningún videojuego normal, aparte del travian, pero este es un juego de navegador, que es un concepto muy distinto, con lo que no cuenta.

Pero ya está anunciado el juego que puede hacerme volver a jugar de nuevo con el ordenador. El juego que incluso puede hacer que me compre un ratón para el portatil.

Para los herejes que no jugaron en su momento al Starcraft, era un juego de estrategia, al estilo Age of Empires, pero de ciencia ficción. Lo que le distinguía de este tipo de juegos era que tenía tres razas totalmente distintas las unas de otras, no como en el AOE, que en el fondo te daba igual uno que otros, una historia que enganchaba y, que demonios, que era jodidamente divertido.

Bueno a quién le interese:

Página oficial Starcraft 2

Travian, juego de navegador

Romano Travian
Un Soldado
Romano

Llevo tiempo sin jugar a ningún video juego “normal”, pero estoy bastante enganchado a un juego de navegador llamado Travian.

Los juegos de navegador son juegos que se juegan, como su propio nombre indicada, desde un navegador, sin necesidad de instalar nada. Normalmente compites contra miles de jugadores a lo largo de todo el mundo. Los más conocidos son el Ogame, de naves espaciales y el HackTrick, de fútbol.

Mi favorito es el Travian, un juego de estrategia ambientado en la época de los romanos. Se juega sobre un mapa y tienes que ir fundando, o conquistando, aldeas para ir creciendo. Según avanzas en el juego, tendrás que entrar en una alianza, agrupaciones de jugadores que colaboran entre ellos, si quieres sobrevivir.

Es un juego muy estratégico, bastante más, desde mi punto de vista, que el Ogame. Si te gustan los juegos de estrategia, estás dispuesto a pasar mucho tiempo delante del ordenador viendo como tus Senadores convencen a los pérfidos germanos de que se rindan, o desesperándote cuando tus Imperatoris se choquen contra las defensas galas, te lo recomiendo.

Y por cierto, mañana empieza una nueva partida en el servidor en Español

Enlaces

Página de Travian
Ogame, del que me aburrí
Hack Trick, al que no he jugado
Battle Knight, de caballeros medieavales. 100% basura