Juegos en 3D en ordenadores de 8 bits

Mi primer contacto con los videojuegos fue un Spectrum de 128k, una máquina realmente potente en su época, finales de los 80. A día de hoy, donde casi todos los juegos tienen un motor gráfico 3D y funcionan en máquinas de varios Gigas de memoria RAM, los juegos de antaño se ven extremadamente obsoletos con sus gráficos en 2D a 8 colores. Pero incluso en esa época, los esforzados programadores, buscando asombrar con gráficos impactantes, también desarrollaron juegos en tres dimensiones. Si. 3D con 128k, incluso 48k, de memoria.

Turbo Esprit (1986)

En este juego de conducción nos metemos en el papel de un policía que debe atrapar a un grupo de narcotraficantes antes de que entreguen la droga. Para ello les debemos perseguir por toda la ciudad a bordo de nuestro potente y lujoso Lotus Turbo Esprit.

A priori puede parecer un juego de carreras normal y corriente. Error. La persecución se realiza sin seguir un circuito establecido, como es habitual en los juegos de carreras, sino que nuestro enemigo se mueve libremente por la ciudad. De hecho, si perdemos de vista a nuestro objetivo, tendremos que ponernos a dar vueltas por la ciudad hasta volverlo a encontrar. Una vez localizado, era la ocasión de librarnos de él a tiros, mientras tratamos de evitar al resto del tráfico. Como vemos, no solo hablamos de que el mundo de juego está modelado en 3D, sino que además, este mundo es abierto.

El juego era relativamente fluido y los gráficos no estaban mal, aunque la perspectiva era un poco rara, pues te daba la sensación de estar «volando» sobre la carretera. El principal problema del juego es que era relativamente fácil perder de vista a los malos, con lo que derivaba fácilmente en un cansino dar vueltas por la ciudad sin rumbo fijo. Un poco aburrido. Posiblemente el juego hubiese ganado con algún tipo de mapa o similar que nos indicará donde localizar a los malos.




Más info: Zxspectrumgames

Narcopolice (1990)

Ahora le toca el turno al Narcopolice, juego realizado en España por Dinamic, compañía que sería más adelante conocida por el PcFutbol y derivados. En este juego dirigíamos una operación policial contra una isla llena de narcotraficantes. Se jugaba en primera persona, viendo a nuestro personaje en pantalla (como el Tomb Raider) El objetivo, atravesar una serie de túneles bajo la isla, mientras evitábamos trampas y sicarios, hasta llegar al centro de la base de los narcos. Como podemos comprobar, en los 80 los narcotraficantes eran enemigos recurrentes. Por algo sería.

La gracia del juego residía en que teníamos que dirigir a varios grupos de policías a la vez. Mientras avanzábamos por el laberinto de túneles y cavernas, tarde o temprano nos topábamos con alguna puerta cerrada que solo podía ser abierta desde otra lado de la isla y, por tanto, con otro de los equipos. Esto aumentaba la dificultad del juego, pues teníamos que tratar de memorizar la posición de todos nuestros comandos y, creedme, era fácil perderse.

Para hacerlo aún mas completo, al principio del juego teníamos que repartir el equipo entre nuestros policías. Teníamos armas básicas y armas especiales (granadas y similares), así como botiquines y otro equipo especial. Y claro, la capacidad de carga estaba limitada, así que había que elegir con cuidado.

Recuerdo que era un juego bastante entretenido y espectacular para la época. Especialmente logrado el movimiento de los personajes y el efecto de ir avanzando por los túneles. Aunque siempre me acababa perdiendo en la puñetera isla. Y es que los juegos del Spectrum eran duros de roer.

De este juego salió también versión para ordenadores de 16bits, con muchos más colores y mejores gráficos




Más info: The House of Games

Castle Master (1990)

Este es de los tres que comentó el único al que apenas jugué, pues nunca supe lo que había que hacer. Es el problema de las lejanas cintas con demos y juegos de la revista Microhobby, que no traían instrucciones.

Básicamente se supone que eres un príncipe, o una princesa, y tienes que rescatar al ser amado, aprisionado en un castillo bajo el yugo de un terrible dragón. Bajo este originalísimo argumento nos encontramos con un juego de aventura y exploración, en el que había que ir resolviendo una serie de puzles y juegos de lógica, mientras avanzábamos en pos de nuestro objetivo.

Como he dicho, jugué muy poco. Para mi eterna vergüenza, nunca supe como entrar en el castillo. Eso sí, recuerdo que el movimiento del juego era demasiado «a trompicones» y los gráficos realmente confusos

Al igual que con el Narcopolice, existe una versión para 16bits, mucho más bonita visualmente.




Más info: The House of Games

Y eso es todo. Otro día tal vez os cuente cuales fueron mis juegos favoritos del Spectrum.