Noventa y cinco centímetros

Reverte Cuando creía que no podía superarse, lo ha vuelto a hacer. Después de decirles a ZP y Aznar hijos de puta en una misma frase me ha vuelto a maravillar con un nuevo artículo donde vuelve a hacer gala de su gusto por los desgraciados con honor, casi cercano a la psicopatía. Perez Reverte sigue soltando perlas cada semana: Era el alcance de un sablazo, antes de tanta mariconada electrónica y tanto monitor de televisión