Canción del viernes: Exogenesis: Symphony Part 3 (Redemption)

Hace tiempo leí en los comentarios de un blog la siguiente frase:

Es simple, pretencioso, aburrido, plano…. es decir, todo lo que uno espera que NO sea un disco de Muse

De esta frase me llamó la atención un detalle. El afirmar que nadie espera que un disco de Muse NO sea pretencioso. Amos a ver. Para quién no lo conozca, Muse es el ejemplo de la pretenciosidad, del tratar de que todas tus canciones sean épicas, del presumir del virtuosismo y renegar de la sencillez. Y no lo digo como algo malo. Es parte de su sello personal, y por eso me encantan.

Y por ello hoy quería hablar de una de sus composiciones más pretenciosas. Se trata de la Exogenesis Symphony. Sinfonía de la exogénesis, el nombre ya se las trae. Es una canción dividida en tres piezas (Obertura, Polinización Cruzada y Redención, vaya nombrecitos) que cierra el disco «The Resistance» Básicamente, estamos hablando de una canción de casi 13 minutos de duración, de corte sinfónico, con arreglos de cuerda y solos de piano a mayor gloria de Bellamy (el líder de Muse). Vamos, pura pretensión, en el buen sentido.

Bueno, ¿y de que va esta canción? Pues es sobre la muerte y el renacimiento de la humanidad. Según el propio Bellamy la primera parte (Overture) nos habla sobre como la humanidad constata que el fin del mundo está próximo. En la segunda parte (Cross-Pollination) nos cuentan como la humanidad busca nuevos planetas para poblar y así evitar la destrucción. Y en la tercera (Redemption) se nos dice que el cambio debe ser más profundo, para evitar un ciclo de expansión y muerte inevitable. Todo muy en rollo filosofía oriental new age.

A continuación el vídeo de la tercera parte, iniciada por un maravilloso solo de piano de corte clásico, al estilo de la versión del nocturno Op9 No2 de Chopin que incluye el albúm unas cuantas canciones más atrás.

Y si queréis escuchar la Exogénesis al completo: Muse: Exogenesis Symphony