Cosas que te minan el ánimo

Bueno, ayer vinieron cinco nuevos Sevillanos y hicimos fiesta para celebrarlo. Fue una noche aciaga, repleta de pequeños detallas que hunden tu moral, aniquilan tu ánimo y te tocan los huevos.

Hagamos un pequeño resumen:

Lista de pequeñas infamias

  • Estar en casa de unas amigas, feliz y contento y tener que irte a recoger a cuatro gandules al aeropuerto :P. Sobre todo si te pierdes por el camino, a causa de unas malditas obras cortacalles. Es lo malo de ser el taxista oficial del grupo, como soy el único con coche
  • Recoger a tus amigos, ir enseñándoles la ciudad y casi morir por coger mal un cambio de carril donde me despisté hablando. Es la primera vez que me dicen hijo de puta en otro idioma. Y bien que me lo merecí. En realidad mi vino bien, los pequeños casi accidentes sin consecuencias vienen bien, te hacen ver que conducir no es un juego
  • Estar en una fiesta grotesca, con todo el mundo embrutesío, pegándonos de ostias, bebiendo, fumando y de repente, crack, el sofá cama partido por la mitad
  • Estar viendo si el sofá tiene arreglo y entonces, riiiiiing, la guardia urbana (los locales), que han llamado 5 o 6 vecinos y han presentado una, justificada, denuncia
  • Que a partir de las 5 en Barcelona no haya ningún garito donde poder entrar sin dejar 20 Euros para tomarte una copa. Si señores la leyenda de que Barcelona es la ciudad de la juerga nocturna es relativa. Aquí los sitios, o cierran muy pronto, o son carísimos o las dos cosas. Y además es un estado policial. No os engañeis, Sevilla para salir es mucho mejor. Barcelona es mejor para un único fin de semana, pero no para todos los días
  • Volver al coche, que no recordaba donde estaba aparcado, e ir pensando, voy a conectar el ipod y voy a escuchar los piratas, voy a conectar el ipod y voy a escuchar los piratas. Y llegar y ver que el conector del iPod al coche se ha roto. Arghhhh!!!
  • Buscar en la guantera el cd de los piratas y recordad que es el único cd, arcaico medio de almacenamiento músical, que tengo en casa y no en el coche
  • Llegar a casa amaneciendo

Pero lo peor de todo, lo que realmente te mata es levantarte, comer un poco, volver a remolonear a la cama y, cuando por fin dices, bueno voy a levantarme a aprovechar el día, subir la persiana y darte cuenta, que el día ya ha acabado, que son las seis y cuarto de la tarde y que ya es de noche.

Esto te mata. Te destruye. No hay nada peor que despertarte y que ya halla anochecido.

Que os vaya bien caballeros.

Barcelona, Un mes y veintiocho dias. 16 grados, el grajo vuela bajo. La tripulación está de desmoralizada, pero ya se le va pasando

2 comentarios en “Cosas que te minan el ánimo”

  1. Joder macho, vaya diíta.

    Cuando vaya a verte mejor cogemos el metro, no quiero morir cambiando de carril.

    Por lo demás, está bien que venga una patrulla, siempre es bueno conocer gente nueva. 😉

    ¡Un abrazo!

Los comentarios están cerrados.