Mi compañero

Hoy ha llegado mi compañero. Es Japones, se llama Nori y tiene el mismo nivel de Español que yo de Catalán. Perfecto.

Bueno, ventajas de este compañero, al menos al primer día de estar con él:
– No molesta apenas. Es casi como un mueble más. Casi no habla, no ronca (se pegó una super siesta nada mas llegar), no huele y no se queja
– Cuando quiera hablar con alguién tengo al Nori a mano. No es que pueda mantener grandes conversaciones con él, pero bueno. Y cuando no tenga ganas de hablar con él, pues nada.
– Los Japos son muy educados.
– Creo que voy a ser su mentor en este pais.

Inconvenientes:
– El principal: Yo esperaba que mi compañero conociera gente aquí. Grave error, no conoce a nadie. No conoce ni el pais, pues es la primera vez que pisa Europa

Creo que de momento me lo voy a quedar. Es que irme a un piso solo, son casi 2000 euros más a final de año. Y si tener un compañero que no molesta y no ronca, ¡No ronca!, me ahorra 2000 euros, pues la pela es la pela

Pd: Ya lo sé, parece que me he comprao una mascota más que haber conocido a mi compañero de piso.
PPd: A lo mejor dentro de una semana estoy hasta los huevos de él ¿Quién sabe?

En próximos capítulo: El burro catalá (Se está retrasando) y Mis primeras clases de Catalá

Expedición a Barcelona. Dia 6. Empieza a hacer frio. La tripulación aumenta

5 comentarios en “Mi compañero”

  1. Alaa.. japonés! jojo! y Nori, a mí me ha recordao a Nobita, ya sabes, el niño de Doraimon… Por dios, Angelito, la de idiomas que vas a manejar…

    cómo fue la presentación?

  2. Pues imaginate, entró en el cuarto y me veo unas cuantas maletas. Digo Hola, pero nadie responde, así que me pongo a hacer la comida. En ese momento, se abre la puerta y entra un Japo sonriente y me dice «Hola, soy Noriii»

    A mi me recordó a Norit, el detergente del corderito.

    Ayer me dió el tío unas especies de galletas (las galletas del ninja), que estaban tan duras que había que romperlas a martillazos. De verdad, la bolsa de las galletas venía con un martillito de madera.

    Y no creo que aprenda nada de Japonés. Si el tio supiera inglés, si que habría aprovechao.

  3. jajajaaajaaja, dios billy.. japo!! has salido de frikilandia para que frikilandia vaya a tí.. madre mia.. qe dios se apiade de tu alma.
    Lo bueno de ese tipo de gente es que caen en gracia a todo el mundo y así.. pues te haces coleguita de un tio que viene de la quinta leche.. que lo mismo acabas viajando ‘gratis’
    referente a lo de que seas su mentor… animalito, el no tiene conciencia de con quien se ha metido a vivir, déjalo qe no conozca las borracheras y las resacas.

  4. El Japo está perdido. Ya me ha dicho que me va a hacer muchas preguntas y que me va a tener como guía en España. A buen elemente ha elegido

    Y mis amigas al enterarse de que estoy con un japo, me dicen, ¡Uy que bién, un japo, con lo graciosos que son! Como si fuera un pokemon, vamos

    No sabe la que le espera 😛

  5. Juajuaaaa, te a tocao un tamagoshi!!! o como diria flores, un Doraimon, jeje, las conversaciones con el tio tienen que ser curiosas, pero ten en cuenta, que bajo toda esa educacion y buenas maneras, son muy wuarros sexualmente, lo flipan con todo ese tema, jeje.Mira, tienen un lado bueno, que con el tarro que se gastan los gachos, ya no vas a necesitar martillos para romper nueces o tirar puertas abajo si se te han olvidao las llaves, llamas a Nori y listo!!

Los comentarios están cerrados.