Prisas

Esta fin de semana ha estado en BCN y en el aeropuerto me fijé en un pequeño detalle que me hizo pensar. Básicamente es la prisa que tiene la sociedad en general.

El primer detalle fue la cola en la sala de espera. Normalmente el monitor que hay en cada puerta de embarque se enciende unos diez o quince minutos antes de que abran la puerta. Pues bien, antes de que empiece el embarque la gente ya estaba haciendo cola. Yo, y algún que otro más, esperamos felizmente sentados a que abrieran la puerta y empezaran a recoger billetes, mientras el resto de la gente estuvo de píe en la cola durante casi un cuarto de hora.

Hay que tener en cuenta que el avión no va a despegar hasta que esten todos. Y que el billete te dice el asiento. Pero la gente, hacía cola.

Parecido al aterrizar, pero aún más espectacular. En cuanto para el avión casi todo el mundo se pone en pie de un bote y empieza a sacar maletas como locos. Lo normal es que te quedes de pie, sin poder moverte, porque estás atrapado hasta que la gente del principio acaben de recoger e irse.

Incluso al lado mía había una madre con su hija. La madre tenía intención de esperar sentada, pero la hija le recriminó «no irás a quedarte sentada » Y yo pensé para mí, «pues sí». Porque no vas a salir antes y, aunque salgas antes, es igual, porque vas a tener que esperar para recoger las maletas.

En resumen. La gente tiene prisas hasta para cosas en las que es totalmente inútil tener prisa. Entiendo que si vas al cine, al trabajo o a una cita, puedas ir con prisas, pero ¿en un avión? Tener prisas solo sirve para estar más tiempo de pie. Lo lógico es levantarte cuando te toque. Y mientras, sigues leyendo el periódico

Y me hizo pensar un poco. ¿Los humanos somos así de acelerados por naturaleza o es la vida moderna? ¿Por qué no nos paramos a pensar un poco si a veces no será mejor tomarse las cosas con un poco más de calma?

Pd: Aprovecho para ciscarme en la familia de los «tios prisas con coche», que por querer llegar un par de minutos antes a su lugar de destino, corren con el coche, adelantan a lo loco y hacen todo tipo de maniobras peligrosas para los demás. Os odio. A vosotros y a los listos que se creen que las normas de tráfico están para los pringaos.