Stuttgart: Prólogo

Stuttgart es una ciudad situada al sur oeste de la poderosa Germania. En ella están situadas las sedes centrales de Porsche y DaimlerChrysler, con lo que cuando vas por la calle no paras de ver una serie de cochazos detrás de otro. Por cierto, para quien no lo sepa, DaimlerChrysler es el grupo automovilístico que controla a Mercedes, Dodge, Smarts, Jeep y parte de Mitshubitshi, entre otros. Unos don nadie, vamos.

El clima es agradable, para ser Alemania. La alimentación de sus buenas gentes se basa en beber cantidades abrumadoras de cerveza, comer un impensable número de salchichas y más de un kebap semanal. Si señores, podemos afirmar que Stuttgart es la ciudad de los Kebaps, debido a la gran cantidad de inmigrantes turcos que poseen.

La ciudad en general es muy bonita, con la típica arquitectura alemana y con bastantes edificios de aspecto gótico repartidos por aquí y por allá. Y hablando de góticos, también veréis a personas de aspecto gótico, punk, hippies e incluso se rumorea que existe un hombre de unos 50 años que se dedica a ir por la noche a las discotecas, desnudarse y sentarse tranquilamente mientras se toma un cubata en pelota picada. Es verdad, lo ví en la guía cultural de la ciudad. Vamos que hay gente pa tó en esta ciudad.

Aparte de todo esto tiene mucho ambiente Erasmus, buenos bares, muchos museos y extraños licores de hierbas que muchos jamás habríais probado en vuestro sano juicio de no encontraros en aquel lugar.