Preludio a la Fundación, Isaac Asimov

 – ¿No puedes al menos suponer que yo haya aprendido algo de los errores de mis antecesores?
– No. La historia nos demuestra que nunca aprendemos nada de las lecciones del pasado

Preludio a la Fundación es la primera novela de la saga de Fundación, de Isaac Asimov. Cronológicamente antecede a la trilogía original de Fundación, aunque fue escrita varias décadas después.

También funciona como secuela a la saga de robots. De hecho, no recomendaría leer este libro sin haber leído primero los cuatro libros de robots. Si eres un lector recién llegado a Asimov y andas buscando que novela leer tras la trilogía de Fundación (que es el punto de inicio habitual) no continúes con sus precuelas. Lee robots primero. Las referencias a dicha saga son constantes.

¿De que va Preludio a la Fundación? Estamos en un lejano futuro, y la humanidad ha colonizado toda la galaxia, que se encuentra unificada en una unidad política, el Imperio. Dicho imperio ha durado miles de años, y parece que durará eternamente, aunque algunas voces afirman que ha entrado en un periodo de decadencia y estancamiento.

PreludeToFoundation

La historia empieza cuando un joven matemático, Hari Seldon, da una conferencia en la que explica su teoría de la psicohistoria. Él afirma que podría ser posible crear un modelo matemático de una sociedad y a partir de dicho modelo hacer predicciones sobre la evolución futura de la misma.

Seldon no afirma que esto sea posible, solo que podría serlo. Podría ser una teoría válidad sobre el papel, pero demasiado compleja para ser aplicada en la práctica. Pero la idea de que podría existir una herramienta capaz de predecir el futuro ya ha llegado a oídos de varios políticos, incluyendo al propio emperador.

Preludio a la Fundación narra la historia de como Seldon trata de resolver su duda. ¿Es factible la psicohistoria, o solo una teoría que nunca podrá ser puesta en práctica? Mientras tanto, diversas fuerzas conspiran para dominarle y usar su psicohistoria, desarrollada o no, en su propio beneficio.

¿Y que tal? Pues no esta mal. No es un libro que destaque, pero no desmerece de la saga. Volvemos a las reflexiones sobre la evolución social. Seldon está tratando de desarrollar una ciencia que anticipe el comportamiento de una sociedad, lo que le lleva a analizar el comportamiento de los distintos grupos sociales que va encontrando mientras trata de huir de los que le persiguen. Pero este análisis es más disperso que en otros libros de Asimov. En vez de centrarse en un tema, lanza varias pinceladas sobre temas diversos, sin profundizar.

Otro problema es que a veces no sabes muy bien hacia donde se dirige la historia. Muchas cosas parecen ocurrir porque si. Como suele pasar con Asimov, todos estos cabos sueltos acaban por cerrarse de manera lógica, pero al libro le falta algo para que consiga atraparte.

En resumen. Un libro con buenas ideas, pero al que le falta más cohesión. Muy disperso. Aún así, los personajes tienen carisma y la historia cuenta con reflexiones puntuales de interés.

Nota: Bien

Comprar Preludio a la Fundación en Amazon

La imagen que ilustra esta reseña representa el planeta Trantor, capital del Imperio Galáctico y escenario de la novela. Es una ilustración de Peter Elson y se titula Prelude to Foundation

En la arena estelar, de Isaac Asimov

En la arena estelar es el primer libro de la trilogía del Imperio, de Isaac Asimov. Y por desgracia tengo que calificarla de obra menor y prescindible.

La narración se centra en un punto en el que la humanidad ha colonizado miles de planetas. Los habitantes del planeta Tyrann dominan con puño de hierro al resto. Pero un grupo de héroes tratará de iniciar una rebelión. Para ello contarán con una presunta arma secreta que fue encontrada en la Tierra por el padre de uno de los protagonistas.

Nebulosa cabeza de caballo, donde transcurre la novela En la arena estelar

Tras leer la saga de Robots y la trilogía de Fundación, enfrentarse a esta novela es una decepción. Ninguno de los temas recurrentes de Asimov se encuentra aquí. En vez del habitual análisis incisivo sobre la sociedad humana y su relación con la tecnología nos encontramos con una novelita de aventuras espaciales. Lo cual no sería un problema, sino fuera porque como novela de aventuras es muy floja.

Personajes poco construidos que no despiertan ni la mitad de empatía que los protagonistas de la saga de robots. Y oye, cuando dos robots como Giskard y Daneel te resultan más simpáticos que un grupo de humanos, es que algo va mal. La trama es muy previsible, la historia de amor que nos incluye poco creíble y el desenlace es para coger el libro y prenderle fuego (lo comentaré en el spoiler, para quien le interese)

La decepción es tal, que he decidido saltarme la trilogía de Imperio y pasar a Fundación. Con lo cual mi plan de leer las tres sagas de Asimov (Robots, Imperio, Fundación) se reduce a Robots y Fundación.

Y es que en realidad este libro no tiene nada que ver con las otras dos sagas. Y por lo que he consultado, las otras dos novelas de imperio (Las corrientes del espacio y Un guijarro en el cielo) tampoco tienen demasiada relación, aunque compartan algunos detalles.

Nota: Insuficiente.

La imagen que ilustra esta reseña representa la nebulosa Cabeza de caballo, lugar donde transcurre la novela. Está sacada de Wikimedia Commons.

Spoiler Inside SelectShow