¿Por qué dejó Plutón de ser un planeta?

La sonda New Horizons salió de Cabo Cañaveral en el año 2006. Entre sus objetivos, realizar un sobrevuelo sobre Plutón, el último de los planetas del sistema solar que quedaba por ser estudiado desde cerca. Cuando la New Horizons llegó a su destino, en 2015, Plutón ya había dejado de considerarse un planeta.

Durante estos años, la Unión Astronómica Internacional cambió la definición de planeta, con lo que Plutón perdió esa consideración y pasó a calificarse como planeta enano. Los planetas del sistema solar pasaron de 9 a 8. Pero, ¿cuál es la razón de este cambio?

Foto de Plutón desde la sonda New Horizons
Foto de Plutón desde la sonda New Horizons

Descubrimiento de Plutón.

Plutón fue descubierto gracias a los trabajos de varios astrónomos que buscaban resolver inconsistencias en las órbitas planetarias. El primer planeta en ser descubierto de esta manera fue Neptuno, que fue descubierto por Urbain Le Verrier. Le Verrier dedujo que debería existir un planeta más allá de Urano, puesto que la órbita de este planeta no encajaba del todo con la predicha por las leyes de Newton.

Y en efecto, ese planeta existía y se fue llamado Neptuno. El descubrimiento de este nuevo planeta pareció solucionar el problema de la órbita de Urano. Pero fue algo temporal. Observaciones más detalladas indicaban que la existencia de Neptuno no bastaba para explicar el problema con la órbita de Urano. A principios del siglo XX, Percival Lowell (el mismo que descubrió los canales de Marte) inició una búsqueda exhaustiva de la nueva pieza que faltaba en el puzzle. Murió antes de encontrarla, pero dejó numerosas fotos del cielo como resultado de sus trabajos.

Aquí entra en juego Clyde Tombaugh, un joven astrónomo del observatorio Lowell. Continuó el trabajo de su antecesor y usando una máquina de la época que le permitía comparar de forma más sencilla las fotos previas, acabó por descubrir un objeto que describía una órbita por la zona donde debía estar el planeta buscado. Se había descubierto Plutón (Al que se le puso este nombre y no el de otro dios mitológico por las iniciales de Percival Lowell: PL)

Clyde Tombaugh, descubridor de Plutón
Clyde Tombaugh, descubridor de Plutón

El problema del tamaño

Con el descubrimiento del planeta, todo parecía solucionado. Se le supuso una masa y tamaño similar a la de nuestro planeta Tierra, la necesaria para explicar las perturbaciones en las órbitas de Neptuno y Urano. Las piezas encajaban y el misterio estaba resuelto. Pero en astrofísica las cosas rara vez son así de sencillas.

Según se iban mejorando las capacidades de medición y cálculo se fue comprobando que Plutón no podía ser el responsable de las perturbaciones de la órbitas de los planetas exteriores. No solo eso, sino que resultó ser mucho más pequeño de lo pensado. De una masa similar a la Tierra, ahora sabemos que su masa es apenas un 1% de la terrestre.

Recordemos que a Plutón se le consideró un planeta porque se pensó que era el planeta que faltaba para explicar el movimiento orbital del resto de planetas del sistema solar. Pero no era así. De todas formas se le siguió considerando un planeta más por costumbre. Hasta que llegó un nuevo cuerpo en discordia …

Eris, la diosa de la discordia

Durante finales del siglo XX y principios del actual los avances en telescopios permitieron detectar muchos cuerpos más allá de la órbita de Neptuno, a los que se llamó transneptunianos. Plutón sería uno de ellos, y a pesar de su pequeño tamaño para ser un planeta, seguía siendo más grande que el resto de cuerpos de su región.

Pero en 2006 se descubrió un cuerpo de un tamaño casi idéntico al de Plutón. Y aquí empezaron las discusiones entre los astrónomos. ¿Consideramos que este cuerpo también es un planeta? A fin de cuentas, tiene un tamaño similar al de Plutón, por lo que si este lo es, el nuevo cuerpo también debería serlo. ¿O lo dejamos como un objeto no planetario? ¿Qué hacer? ¿Y si se llega a descubrir más cuerpos similares? ¿Acabamos con 20, 30 o 40 planetas?

A este cuerpo se le llamó Eris (o Éride), en honor a la diosa griega de la discordia. Y su descubrimiento llevó a la Unión Astronómica Internacional (UAI) a cambiar la definición de planeta. Esta nueva definición es la que provocó que Plutón pasara a considerarse un planeta enano y no un planeta de primera clase.

El planeta enano Eris desde el telescopio espacial Hubble
El planeta enano Eris desde el telescopio espacial Hubble

La definición actual de planeta

La UAI estableció las siguientes condiciones que un cuerpo estelar debía cumplir para ser considerado planeta:

Es un cuerpo que gira alrededor de una estrella
De momento, esto no deja fuera a Plutón.

Está en equilibrio hidrostático
Esto es una manera técnica de decir que tiene una forma esférica o cuasi-esférica estable. Plutón sigue siendo un planeta con esta definición.

No es capaz de causar reacciones de fusión termonuclear
Con esto quitamos la consideración de planeta a pequeñas estrellas que girasen alrededor de otras estrellas

Posee dominancia orbital
Y aquí viene la definición clave. Por dominancia orbital se entiende que el resto de cuerpos celestes que se encuentran en su órbita están bajo su influencia gravitoria. Este criterio es el que deja fuera a Plutón, ya que comparte órbita con otros cuerpos transneptunianos. Esta existencia de otros cuerpos en la misma órbita que no son satélites de Plutón es lo que le dejó sin su calificación de planeta.

A cuerpos como Plutón se les conoce como “planetas enanos”. Otro planeta enano bastante conocido es Ceres, el cuerpo de mayor tamaño del cinturón de asteroides. Al no tener dominancia orbital se le considera también planeta enano. (Como anécdota comentar que la serie del canal SyFy “The Expanse” transcurre en una colonia minera en Ceres)

A día de hoy se conocen otros planetas enanos, aparte de Plutón, Eris y Ceres. Como los astrónomos ya van algo cortos de nombres de la mitología grecolatina, se les llamó Makemake (un dios de los Rapanui) y Haumea (un dios hawaiano). Con estos serían 13 los cuerpos celestes que han sido clasificados bien como planeta bien como planeta enano.

De arriba a abajo y de derecha a izquierda: Ceres, Plutón, Eris y Makemake
De arriba a abajo y de derecha a izquierda: Ceres, Plutón, Eris y Makemake

¿Y que pasó con la órbita de Urano?

Es posible que te estés preguntando ¿y al final que pasó con la desviación en la órbita de Urano? La que llevó a Percival Lowell a buscar un nuevo planeta. Pues que resulta que tal desviación no existía. Cuando las sondas Voyager exploraron el sistema solar exterior pudieron medir en más detalle la masa de los gigantes gaseosos. Y con estos nuevos datos de masa, las órbitas cuadraron. No existe ningún planeta más, todo fue un error de cálculo. ¿O sí existe un último planeta?

Y es que resulta que muchos de cuerpos transneptunianos también tiene una órbita muy excéntrica, que no puede ser explicada de ninguna manera. Debido al tamaño que se le presupone a este planeta, se trataría de un planeta del tamaño adecuado. De momento se le conoce como Planeta Nueve, aunque su existencia sigue siendo una mera especulación. Especulación como las que llevaron al descubrimiento de Urano y Plutón.

Hipotética órbita del planeta 9
Hipotética órbita del planeta 9

La conclusión de toda esta historia es que los astrónomos no le quitaron la categoría de planeta a Plutón, sino que más bien pensaron que habían descubierto algo que en realidad no existía (la causa de la perturbación en Urano). Y al final, como siempre pasa en la exploración del sistema solar, la realidad es mucho más compleja de lo que vemos con nuestros primitivos instrumentos.

Todas las fotos han sido obtenidas de la Wikipedia y son de libre uso.

T2: Trainspotting, 20 años después

20 años después del estreno de Trainspotting, su director y actores principales volvieron a la carga con una segunda parte en la que se nos cuenta como les ha ido la vida a los protagonistas de los original. Trainspotting fue una película de culto, que marcó época por su espíritu transgresor, su banda sonora, su manera de reflejar el mundo de las drogas y por como usaba los distintos recursos que ofrece el lenguaje cinematográfico a la hora de contar una historia.

Volvemos a encontrarnos con Renton, Spud, Sick Boy y Frank para ver que fue de sus vidas. La noticia del anuncio de la película fue algo hasta cierto punto esperado, puesto que la novela en la que se basaba la original ya tuvo una continuación. Después vimos el primer trailer que, para que engañarnos, tenía una puñetera buena pinta.

No esta mal. Pero tampoco está de puta madre.

Bueno, ¿y que tal T2? Pues en si no es mala película. El problema es que tampoco es una maravilla. En cierto modo es como cuando nos encontramos con ese amigo de la infancia con el que fuimos uña y carne, pero al que hace décadas que no vemos. Que al principio será todo un ¡Eh, que pasa, que tal todo! Mucho jiji jaja recordando el pasado. Pero después veremos que ya no es lo mismo, que el pasado ya pasó.

En cuanto a la historia tenemos a Renton volviendo a Escocia después de un divorcio para volver a reencontrarse con sus antiguos amigos. Spud le echa de menos, Sick Boy ya un poco menos y un Frank recién salido de la cárcel le quiere asesinar.

Y mientras que la primera era una película sobre como la droga afecta a la vida de unos jóvenes en la Escocia de finales del siglo XX, aquí la historia se centra demasiado en la figura de Frank y como quiere vengarse. El resto de personajes andan desdibujados y solo despierta un cierto interés la figura de Spud.

 

Todos envejecemos, dejamos de molar y se acabó.

La película mantiene algunos de los elementos que hicieron grande a Trainspotting. Una gran banda sonora, experimentación con las cámaras, vuelta a los escenarios anteriores. El problema es que la novedad se ha perdido, y todo nos deja la sensación de que está puesto de forma forzada para que digamos, ¡Eh, es Trainspotting! Pero sin la magia.

El mejor ejemplo es el discurso de Elige la vida. En la primera película era el arranque y servía de puta madre para meternos en el ambiente de la película. Aquí nos lo ponen a mitad y la sensación que deja de escena con calzador porque esto es Trainspotting y hay que meter un “Elige la vida” es enorme.

En la misma línea tenemos varios regresos a escenarios de la anterior película. Si hasta los personajes se quedan mirando como si el director nos quisiera decir ¿Eh, te acuerdas de todo lo que molaba esto?

Lo mismo pasa con la narrativa audivisual. En la película original se usaban imágenes muy poderosas con mucha intención. La escena del váter más asqueroso de toda escocia. El niño andando por la pared. O la escena de Renton hundiéndose en el suelo como si fuera un ataúd.

T2 también tiene virguerías de cámara. Pero también da la sensación de que están por que han de estar, porque esto es Trainspotting. No aportan demasiado a la narrativa. Solo salvaría el uso de cámara en una escena relacionada con Spud. Y que podemos ver en el trailer, por supuesto.

 

Si no fuera divertido no lo haríamos, ¿no?

Pero la mayor pega que le pongo a esta película es la falta casi absoluta de la voz en off. Esta fue una de las mayores señas de identidad de Trainspotting y funcionaba a la perfección porque no era un narrador externo, sino que era la voz del propio Renton guiándonos a través de la historia. Esto hacía que desde un primer momento conectáramos con el protagonista, que viéramos a Renton como una persona y no solo como a un yonki de mierda.

T2 carece casi por absoluto de esta voz en off. Esto provoca una pérdida de carisma bastante acentuada en el protagonista. Viendo la original realmente me importaban y me preocupaba por los personajes. En esta T2 casi me dan un poco igual. Bueno, no del todo. Al psicópata de Frank le odio y me paso media película deseando que desaparezca. Lo cual es un problema pues, como dije al principio, este personaje es el hilo conductor de buena parte de la trama.

 

Diane tenía razón. El mundo está cambiando.

En fin, resumiendo. Trainspotting 2 no es mala película. Se puede ver. Pero es una película más. Mientras que la primera se convirtió en una historia de culto, esta supongo que dentro de unos cuantos años estará medio olvidada.

Pasable

¿Cómo se detectan los exoplanetas?

Los exoplanetas o planetas extrasolares son planetas situados fuera de nuestro sistema solar. Hasta no hace mucho la localización de un planeta así era una tarea casi imposible. Ahora es algo bastante más sencillo y desde el lanzamiento de misiones como el telescopio espacial Kepler, puesto en órbita en 2009, son más de 3600 los exoplanetas conocidos.

Pero, ¿cómo se detectan los exoplanetas?

Lo primero es saber que casi ningún exoplaneta detectado ha sido observado de forma directa. Por desgracia nuestros telescopios actuales no tienen la potencia suficiente. Son muy pocos los planetas detectados de esta forma (En la imagen, 51 Eridiani b, a 100 años luz de nosotros y detectado de forma directa) A nuestra limitada capacidad tecnológica se suma que los planetas no emiten luz propia,  con lo que resulta bastante complicado verlos “a simple vista”

Así que la mayoría de veces tenemos que usar métodos indirectos. Lo que se suele hacer es analizar la luz que nos llega desde una estrella. Buscando anomalías podemos encontrar evidencias que nos indiquen que dicha estrella posee algún planeta. Son métodos indirectos porque no podemos tener una certeza absoluta de que la anomalía esté causada por un planeta.

De hecho, si leemos los artículos científicos que hablan del descubrimiento de un exoplaneta veremos que no se les suele calificar así, sino que se suele hablar de “candidato a exoplaneta”. Es decir, se ha detectado un objeto que parece ser un planeta extrasolar, pero podría no serlo. Podría ser una nube de gas, una estrella diminuta o incluso una brutal estación de combate alienígena de tamaño planetario. Pero lo más probable es que sea un planeta.

Hay varios métodos para detectar a un candidato a exoplaneta, pero los principales son dos. Por tránsito y por velocidad radial. Estos dos métodos representan más del 90% de las detecciones de candidatos a exoplanetas.

Método del tránsito.

Este es el método de detección que más resultados ha ofrecido. Es muy sencillo de entender. Desde la Tierra somos capaces de medir la intensidad de la luz que nos proviene de una estrella. Si observamos una estrella con uno o más planetas durante el tiempo suficiente llegará un momento en el que el planeta pasará por delante. En ese momento, se detectará una caída de la intensidad de la luz. Y aquí tenemos a un nuevo candidato detectado.

Exoplanetas Kepler

En la imagen de arriba [Fuente] podemos ver el efecto del transito de varios exoplanetas sobre una estrella, tal y como fueron detectado por el telescopio espacial Kepler.

En función de cuanto se reduce la intensidad luminosa podemos intuir el tamaño del planeta. Un planeta grande tapará más cantidad de luz. También podemos ver el periodo de los tránsitos. Es decir, cada cuanto tiempo da una vuelta alrededor de la estrella correspondiente. Esto nos da una pista de lo alejado que está el planeta de dicha estrella.

Método de la velocidad radial.

Supongo que todos sabemos que los planetas giran alrededor de las estrellas como causa de la fuerza de la gravedad. Esta fuerza de la gravedad es mutua. Es decir, la estrella ejerce una fuerza sobre sus planetas, pero los planetas también ejercen una fuerza sobre la misma. Pero como las estrellas son muchísimos más grandes que los planetas, son estos los que giran alrededor de los astros, y no al revés.

Pero imaginemos ahora un sistema solar en el que la estrella central es más pequeña que nuestro Sol y en el que existen planetas más grandes que Jupiter. La relación de masas ya no es tan dispar. Con lo que los planetas seguirán girando alrededor de la estrella, pero la estrella a su vez tendrá un leve movimiento. Lo que hace la gravedad del planeta es desplazar el centro de masas del conjunto. En la siguiente imagen se observa mejor [Fuente]

Movimiento del centro de masas de una estrella

 

Este movimiento produce un efecto conocido como “desviación al rojo” que podemos detectar al analizar la luz que llega a nuestros telescopios. Con esta información podemos calcular el efecto de la gravedad planetaria sobre la estrella y gracias a este efecto calcular la masa de nuestro candidato a exoplaneta.

Detección de explanetas

 

Uniendo ambos métodos

También podemos intentar usar ambos métodos a la vez. De hecho, cuando se descubre algún planeta extrasolar interesante con alguno de estos dos métodos se suele intentar aplicar el segundo método. ¿Por que? Muy sencillo, con el tránsito obtenemos el tamaño y con la velocidad radial obtenemos la masa. Sabiendo ambos datos, masa y tamaño, podemos obtener la densidad.

Y teniendo la densidad podemos deducir más detalles. Uno de los más importantes sería si el exoplaneta es un gigante gaseoso o un planeta sólido. Asumimos que en un planeta sólido hay más posibilidades de que se desarrolle la vida con lo que conocer este dato es vital de cara la búsqueda de un posible candidato a estar habitado.

Buscando señales de vida

Uno de los principales objetivos de la búsqueda de exoplanetas es intentar encontrar algún planeta en el que pudiera haberse desarrollado. Durante décadas tuvimos al proyecto SETI como principal medio para tratar de encontrar a alguien más en el universo, pero no conseguimos resultado alguno.

El siguiente paso en la búsqueda de planetas extrasolares debería ser tratar de encontrar planetas propicios para la vida. Lo primero es lo ya comentado, que el planeta sea sólido y no un gigante gaseoso. Los segundo es que el planeta se encuentre en la llamada zona de habitabilidad de la estrella, que es aquella región que se encuentra a la distancia adecuada para que exista agua líquida.

Lo tercero, y en lo que ya se estaría trabajando, sería intentar analizar la atmósfera de un exoplaneta para ver si en ella encontramos evidencias de existencia de vida. De existir plantas en un planeta la atmósfera debería presentar los efectos de actividad fotosintética en la superficie. Este análisis se puede realizar por espectógrafía. Es decir, analizando la luz estelar que pasa a través de la atmósfera se puede intentar averiguar la composición de la misma. Esto es algo bastante complejo, pero posible en teoría.

Buscándonos a nosotros

Sobre esta búsqueda de la vida, algunos suelen objetar que nos centramos en buscar vida similar a nosotros, cuando es posible que la vida en otros planetas no tiene porque estar basada en el carbono, necesitar agua y unos rangos de temperatura parecidos a los que disfrutamos en la Tierra. Que puede haber vida basada en el silicio que no necesitara agua y que pudiera sobrevivir a 100 grados bajo cero. Que en realidad lo que buscamos son réplicas de nosotros mismos.

Es posible, pero en nuestro sistema solar tenemos muchos cuerpos y solo en nuestra tierra se ha formado vida. Así que parece lógico buscar vida similar a la terrestre. Porque es la única que conocemos. Tal vez algún día descubramos formas de vida en los mares de hidrocarburos de Titán. O bajo la superficie helada de Encélado

Mientras tanto, seguiremos buscando.

Logan

Cartel de la película LoganLa primera vez que vimos a Logan fue cuando la primera película de X-Men se estrenó en el año 2000. Fue un gran éxito y dio comienzo al resurgimiento de las películas de superhéroes. Una de sus virtudes fue conseguir trasladar a los personajes desde las viñetas a la gran pantalla de manera convincente. Y eso contando con la desventaja de que en general no respetaron los uniformes de los tebeos.

Buena parte del mérito de esta fidelidad a los originales recae en el trabajo de los actores. De todos ellos, destacaron tres. Patrick Stewart haciendo de Charles Xavier, Ian McKellen en el papel de Magneto y un novato Hugh Jackman haciendo de Lobezno. A día de hoy ya hemos visto a nuevos actores en la piel de Charles Xavier y de Magneto, pero Lobezno solo ha habido uno, y es Hugh Jackman.

Ya han pasado más de 15 años desde que Jackman hizo por primera vez de Lobezno. Y a partir de una determinada edad cada vez cuesta más ser actor de cine de acción. Sobre todo si interpretas a un personaje como Lobezno, que envejece a un ritmo mucho más lento a causa de su poder de regeneración.

Así que Jackman quiso hacer una última película sobre el personaje. Pero no una película mediocre, como las anteriores películas en solitario de Lobezno. Algo grande, algo que se saliera de lo común en el género de superhéroes.

Charles, el mundo ya no es lo que era

Lo principal de Logan es quien es el auténtico enemigo. Y no, el enemigo al que se enfrentan nuestros héroes no es ese paramilitar con un brazo robótico al que vemos en el trailer. El enemigo es la edad. La vejez. La enfermedad.

Nada más empezar la película vemos que Lobezno ya no es el que solía ser. Las heridas no se le curan tan rápido, los golpes le duelen más de lo que deberían y las cicatrices son permanentes. Algo le ha ocurrido, su factor curativo ya no funciona como antes. Ya no estamos ante el Lobezno invencible de antaño.

Al poco vemos al profesor Xavier, que está aun peor que Logan. Escondido en un silo abandonado, delirando, y con el cerebro abotargado por los medicamentos. El antaño cerebro más poderoso del mundo es ahora un anciano de noventa años con problemas evidentes de deterioro mental.

Ambos viven escondidos del resto del mundo, en un futuro próximo en el que al parecer ya apenas quedan mutantes. Hasta que aparece una niña buscando ayuda.

Logan, es como tu, igual que tu

Y aquí empieza una road movie en el que nuestros héroes deben embarcarse una vez más en una nueva misión. Pero nuevamente, las cosas ya no son lo que eran. Ya no hay que salvar al mundo de un terrible enemigo que busca someter a la humanidad. Ahora tenemos a un pequeño grupo, Logan, Xavier y la niña Laura huyendo de un grupo de paramilitares, que anda tras la niña.

Y entre pelea y pelea, tiro, disparos y cuchilladas, la pelí aprovecha para reflexionar sobre un concepto que siempre estuvo muy presente en las historias de X-Men. La familia. Los X-Men siempre se ha presentado como algo más como un grupo de superhéroes, son una familia para aquellos marginados que no tienen una.  Que las edades de los tres protagonistas pudieran ser las de un abuelo, padre e hija no creo que sea casualidad.

Hugh Jackman, Dafne Keen y Patrick Stewart en la presentación de Logan

En el mundo real, la gente muere

Otro aspecto destacable de la película es la calificación por edades, que en vez de ser 13+ ha recibido la calificación de “Para adultos”. Y cuando tenemos a un personaje con tres garras afiladas como katanas en cada mano repartiendo estopa, pues esto se traduce en decapitaciones, mutilaciones y destripamientos a mansalva.

La película está equilibrada en este sentido. Asistimos a la autentica violencia que sería ver en combate a un tipo como Lobezno. Pero tampoco se recrea con la casquería. Es una violencia brutal, pero no llega al gore. Está enfocada para resultar impactante, pero sin querer convertir la película en un baño de sangre.

Lo importante es que la película es adulta de verdad. Como comenté en Deadpool y los superhéroes para adultos , solo por meter sangre y tripas no vas a hacer que una película de superhéroes sea para adultos, en todo caso la harás “no apta para menores”. Pero en este caso el aspecto “para adultos” de esta película no se queda solo en la violencia, sino que está presente en la trama. Así que perfecto.

Los mutantes, han desaparecido

Y para acabar. Esta película, ¿gustará a los que no sean demasiado aficionados al género de superhéroes? Es difícil de decir. Se aparta bastante de lo habitual en este tipo de películas. Es más una película de acción realista que una historia de superhéroes al uso. No vemos grandes villanos, ni un derroche de efectos especiales. Es todo más emocional, más intimista.

Pero para que este intimismo funcione, debemos empatizar con los personajes. Y esto puede ser difícil si vemos la historia de forma aislada puesto que no se nos presenta a cada uno. Aquí se da por hecho que sabemos quienes son Xavier y Logan, que es un “mutante”, y quienes eran los X-Men.

La película llega hasta el punto de meter elementos metareferenciales, como la presencia de un tebeo de los X-Men en la propia historia, haciendo una serie de reflexiones sobre el mismo que solo llegarán al que conoce estas historias desde pequeño.

En definitiva, Logan no es una película de superhéroes “normal”, pero dudo que pueda gustar demasiado al no aficionado a los X-Men.

Logan, aún estás a tiempo

Concluyendo, Logan es una película de superhéroes que nos ofrece un enfoque más adulto y que nos cuenta algo que aún no se nos había contado en este tipo de películas. Ofrece un soplo de aire fresco dentro del género, aunque exige conocer muchas referencias que se pueden escapar.

Nota: Notable alto.
Comprar en Amazon

El problema de los tres cuerpos – Cixin Liu

Todas las pruebas apuntan a una única solución: la física nunca ha existido y nunca existirá.

El problema de los tres cuerpos es un libro de ciencia ficcion escrito por Cixin Liu. Da inicio a una trilogia y es el primer libro no escrito en inglés en ganar el premio Nebula. Está editado en castellano, aunque a día de hoy sus dos continuaciones siguen pendientes de traducción.

Portada de El problema de los tres cuerpos

 

Argumento

La novela empieza en la segunda mitad del siglo XX, durante la revolución cultural China. Durante este periodo, los radicalizados miembros de la guardia roja realizaron una fuerte persecución y represión de intelectuales, profesores de universidad y científicos. La novela nos cuenta un juicio sumarísimo contra una serie de físicos teóricos, acusados de difundir teorías anti-revolucionarias. Y se nos cuenta la existencia de un proyecto científico secreto del gobierno chino, la estación Costa Roja, a la que es trasladada Ye Wenjie,  una de las físicas “disidentes”
Tras esta pequeña introducción, saltamos al presente. Wang Miao, un ingeniero especializado en nanomateriales, recibe una visita de un grupo de militares. Estos les guían a una reunión secreta en la que están presentes altos cargos de los ejercitos de varios paises. Entre insinuaciones de una guerra a nivel mundial, le ordenan una misión. Durante los últimos años, han aumentado en gran manera los suicidios entre la comunidad de físicos teóricos. A Miao se le ordena infiltrarse en una fundación conocida como “Fronteras de la ciencia” para investigar que está ocurriendo, pues los militares sospechan de una relación entre este grupo y la ola de suicidios.
Y hasta aquí puedo contar. Ojo, la reseña oficial en la web de la editorial cuenta bastante más, revelando hechos que no se narran hasta el último tercio de la novela. Así que yo de vosotros no leería nada más si no os queréis destripar algunos de los giros de la historia. Lo que he contado resumen los capítulos iniciales y punto de partida

¿Qué me ha parecido?

El problema de los tres cuerpos es una novela que ofrece una serie de ideas científicas bastante originales y que yo hasta ahora no había visto tratadas en ninguna otra obra de ciencia ficción. En este sentido, estamos hasta una historia original y estimulante. Hay varios momentos de la novela en los que me quedé pensando “Ostras, ¿y si ocurriera esto? ¿Qué haríamos?” o “Pues nunca se me había ocurrido que a partir de este supuesto físico se pudiera desarrollar esta tecnología. Pero tiene sentido”. Por ese lado, perfecto, que nos hagamos estas preguntas es un claro síntoma de buena ciencia ficción.
Pero también es cierto que en otros momentos la novela cae demasiado en resoluciones fáciles y tópicas del género. Es como si Cixin Liu tuviera un par de ideas muy potentes, pero las uniera con un pegamento muy débil. No se trata de una obra redonda, sino algo irregular, mezclando pasajes de gran fuerza con otros bastante flojos.
En cuanto a los personajes o la prosa, no destacada demasiado. La escritura es funcional, sin demasiados adornos y los personajes son clichés en su mayoría, con escasa evolución de los mismos. Esto es una novela de conceptos y todo está al servicio de dichos conceptos. Los personajes nos dan un poco igual

Otros aspectos

Un par de detalles más a resaltar. El primero, estamos ante una trilogía. Aunque se puede leer como libro independiente, el final deja de forma clara espacio para una continuación. Ahora bien, todos las subtramas y todos los misterios planetados al inicio se cierran. Con lo que si te gusta la historia te quedarás con ganas de saber que ocurre a continuación, pero si solo lees este libro no vas a tener cabos sueltos.
Por poner una comparación sencilla, el final es como el de “La Guerra de las Galaxia”, no como elde “El Imperio Contraataca”. Supongo que valdrá como ejemplo.
Por otra parte, he leído opiniones sobre que los personajes tienen nombres chinos y esto causa confusión. Yo tengo tendencia a liarme con los nombres de los personajes en las novelas, pero he de decir que en el caso de El Problema de los tres cuerpos no me ha resultado problemático. No son muchos personajes y la edición española viene con una pequeña guía de personajes. Así que con consultarla de vez en cuando, solucionado. Si te has leido Canción de Hielo y Fuego sin perderte, no vas a tener problema con este libro.
Sobre la ambientación política. La novela tiene referencias al sistema político chino, sobre todo en la parte que transcurre durante la revolución cultural. Se trata de una novela china y la sociedad y forma de gobierno chino forman parte del escenario. De la misma forma que si escribes una novela policiaca ambientada en la España de los años 60 tendrás que tocar el franquismo. Pero lo veo como algo secundario. Quien quiera ver metáforas entre lo que cuenta la novela y el sistema comunista las verá. Pero si no, toda la parte política queda como simple decorado.

Valoración final de El problema de los tres cuerpos

El problema de los tres cuerpos es una novela de ciencia ficción que tiene los suficientes elementos originales como para resultar interesante al aficionado. La base de la historia son especular con determinados conceptos científicos y aunque la historia no abusa de explicaciones densas, estamos ante “ciencia ficción dura”.
Por esto no recomendaría esta historia a los que no sean demasiado aficionados a la ciencia ficción, o a ciencias como la astrofísica y la cuántica. Esta novela no me parece para todos los públicos, como pudiera serlo El Marciano Leer más

Ghost in the Shell (2017)

Ghost in the ShellGhost in the Shell es una película de 2017 dirigida por Rupert Sanders y protagonizada por Scarlett Johansson basada en la obra de Masamune Shirow. Ambientada en un japón futurista en el que los implantes cibernéticos son normales en la sociedad, se nos cuenta la vida de la mayor Mira, una agente especial con un cuerpo totalmente cibernético. Mira se tendrá que enfrentar a un terrorista que está asesinando a la cúpula de la principal empresa cibernética del país.

No he visto ni leído la obra original, por lo que me limitaré a juzgar la película como obra independiente, sin entrar en si es mejor o peor que la película de animación. Y como obra independiente, pues Ghost in the Shell 2017 no es que sea gran cosa. Ni buena ni mala. Mediocre.

Guión

Sobre la historia, es más interesante el trasfondo que la propia trama. La especulaciones sobre como sería un futuro mucho más tecnificado y digitalizado que el nuestro resultan muy atractivas. Entiendo que muchas de las ideas que ofrece la película no son propias, sino extraídas de la obra original. Aún así es interesante. Ghost in the Shell nos muestra un futuro que recuerda a Blade Runner, pero con mucho más colorido y con omnipresentes referencias a lo virtual, y a las consecuencias de digitalizar nuestras mentes y de reemplazar partes de nuestro cuerpo con implantes.

Pero por otra parte, la historia principal es muy previsible. Lo que nos cuenta Ghost in the Shell 2017 lo hemos visto ya muchas veces en otras películas o series. Y generalmente mejor contado. Todo avanza de forma esperada, sin giros ni sorpresas. Así que acabamos viendo un mundo muy interesante, pero a través de un camino poco satisfactorio.

 

Aspecto visual

Otra de cal y otra de arena por aquí. Los efectos visuales son apabullantes y las imágenes del Tokio futurista te dejan con la boca abierta. La película tiene varios planos en los que se recrea mostrándonos una ciudad luminosa, llena de anuncios 3D, carreteras con señalizaciones holográficas y una buena cantidad de seres mitad humanos mitad máquinas.

Pero la película falla bastante en las secuencias de acción. La mayoría son pobres y rodadas casi con desidia. La excepción es la primera escena de acción con la que arranca la historia, que además tiene la ventaja de ser nuestra entrada a este mundo. Pero a partir de aquí la mayoría de las peleas son cortas, no demasiado espectaculares y muy pobres para lo que se espera a día de hoy de una producción de Hollywood. Guste o no, las películas de superhéroes han puesto el listón muy alto y Ghost in the Shell no da la talla.

 

Dirección y actores

Y seguimos en la mediocridad. El director, Rupert Sanders, nos ofrece alguna secuencia o plano resuelto de forma imaginativa. Pero se ve que cae mucho en el “quiero ser un artista y mira que plano te pongo”. Pero se ve que anda escaso de recursos y apenas se queda en los planos básicos a la hora de narrar. La gran ciudad futurista pedía algún tipo de secuencia recreándose en ella, pero Sanders se queda en planos generales y marchando. Las secuencias de combate también resultan simples, para el partido que se le podría haber sacado. Y si indagas un poco descubres que las mejores imágenes son copiadas del anime original. Así que un aprobado ramplón para el director y gracias.

Sobre el reparto y la banda sonora, pues lo mismo. Funcional, pero sin destacar.

Conclusiones

Ghost in the Sheel 2017 es una película que tras un inicio de gran fuerza se va viniendo abajo cayendo en la repetición y en los clichés del género. No es una película horrible, pero es prescindible. Su mayor virtud es que hace que te pique la curiosidad por la obra original.

Nota: Suficiente

 

 

Daredevil Born Again

Daredevil Born AgainBorn Again es una historia de Daredevil creada por Frank Miller y David Mazzucchelli en 1986  dentro de la serie regular del personaje. Se considera una de las mejores obras de Daredevil, de Frank Miller y del comic de superhéroes en general. Junto con el Watchmen de Alan Moore y la dos obras sobre Batman realizadas por Miller, este Born Again suele considerarse la obra que cambió el modo clásico de hacer historias de superhéroes, para iniciar la corriente más seria, realista, adulta y oscura que se inició en los 80. Esta tendencia se torcería años después con la llegada del “grim and gritty” puesto de moda por los chicos de Image Comics, pero bueno, eso ya es otra historia.
Nota: trataré de contar lo menos posible de la trama. Sin embargo, es posible que el mismo inicio de esta historia pueda considerarse un pequeño spoiler. Avisado estás.

Antecedentes

¿De qué va Born Again? Antes de nada, hay que ponernos en antecedentes. Frank Miller llegó a Daredevil cuando la colección estaba a punto de desaparecer por sus escasas ventas. Debido a esto, la editorial le dio libertad casi absoluta para hacer lo que quisiera. Frank Miller, gran aficionado al género negro, se apartó de la línea habitual del género superheróico para darle un tono realista a la serie, en la que el personaje se enfrentaba principalmente a mafias, asesinos a sueldo y enemigos más mundanos, en vez de a los típicos villanos con disfraces estrafalarios y superpoderes cada vez más extraños.

Este nuevo enfoque convirtió a Daredevil en un éxito y a Frank Miller en una estrella. Él abandonó la serie cuando ya pensaba haberlo contado todo sobre el personaje y la colección pasó a otras manos. Pero desde la editorial le pidieron una última historia, Frank Miller aceptó y así nació Born Again (que se publicó entre los números 227 y 233 de la colección)

Argumento

En la primera página vemos a Karen Page, la antigua secretaria y novia de Matt Murdock, en una sórdida habitación de hotel. Si nos hemos perdidos los números anteriores, nos ponen en situación de inmediato. Karen Page ya no es la inocente secretaria de un abogado ciego, sino que es una actriz porno enganchada a la heroina desesperada por obtener dinero para un pinchazo más. Así que decide vender la identidad secreta de Daredevil a la mafia.

Y así es como Wilson Fisk, alias Kingpin, el gran señor del crimen de New York, llega a conocer la identidad secreta del que ha estado siendo su mayor molestia en los últimos tiempos. Kingpin inicia una serie de movimientos destinados a dejar a Matt Murdock sin nada. Dejarle sin trabajo, sin amigos, sin dinero, sin hogar. Llevarle a la desesperación. Y una vez destruido, solo entonces, Wilson Fisk se dará el placer de asesinar a su enemigo.

Y aquí se inician una serie de sucesos en la que veremos como Matt Murdock es golpeado una y otra vez, hundiéndose hacía un foso de desesperación. Al igual que Karen Page, que arrepentida por lo ocurrido y perseguida por la mafia tratará de volver a New York.

Como podemos suponer por el nombre de la historia, ambos acabarán encontrando un motivo y unas fuerzas para renacer.

Reseña

Born Again es una historia de gran fuerza. Empieza con un puñetazo en la cara, Karen Page destruida y traicionando a su antiguo amigo y amante. Y a partir de ahí, Frank Miller nos da varios puñetazos más. Estamos en los 80, los superhéroes se consideran aún una lectura casi exclusiva para adolescentes. Aún se mantiene el Comic Code, un sistema de autocensura para controlar que los tebeos fueran aptos para el publico al que iba destinado.

Pero Born Again es un violenta historia de cine negro. Palizas, prostitución, drogas, asesinatos, chantajes, etc. Leyéndolo te hace pensar, ¿y esto como es que se pudo publicar? Si has visto la serie sobre el personaje que emitió Netflix, el tono de dicha serie es el que tiene este arco argumental. Born Again es, en esencia, una gran historia de venganza y redención, dentro del género negro. Puede gustar a cualquier aficionado a este tipo de historias de gansters y mafiosos, aunque nunca haya sido muy aficionado a los superhéroes.

El dibujo de Mazzucchelli es perfecto para la historia contada. Seco, áspero, de trazos oscuros y con un gran sentido de la narrativa. Si esta fuera una historia amable y llena de colorido propia de otros personajes, como Spiderman o Superman, el trazo de Mazzucchelli le haría perder valor. Pero en este tipo de historia encaja a la perfección.

Defectos

Y ahora, algunos detalle mínimos sobre el desenlace, por si te quieres saltar lo que voy a contar.

Pero no todo es perfecto. Si podemos señalar un defecto en Born Again es su capítulo final. En él aparecen otros personajes de Marvel que tienen que intervenir tras un estallido de violencia. Y esta aparición rompe el tono más realista que hasta entonces había estado teniendo la historia. Además resulta un poco (bastante) deus ex-machina.

Es extraño, porque si analizamos la historia, lo realista es que en la situación que se nos cuenta, vieniera algún otro superheroe a echar una mano a Daredevil. Lo raro sería lo contrario. Con lo que esta aparición final es realista, pero a su vez rompe el tono realista de lo que nos contaban.

Por otra parte, esta historia se publicó en la serie mensual del personaje, no como un tomo independiente. Esto quiere decir que el final cierra cabos y remata la historia, pero también inicia otras tramas que seguirían desarrollándose en capítulos posteriores. Nada grave, lo que atañe a Born Again queda bien rematado, pero en el último capítulo nos encontraremos algunas páginas en la que nos contarán historias ajenas a la principal, a modo de preparación de tramas futuras.

Conclusión

Born Again es una obra maestra del cómic de superhéroes. Puede que sea gracias a que no es exactamente una historia de este género. Como sea, es una historia adelantada a su tiempo y que fue todo un punto de inflexión. Cualquier amante del género debería leerla, si no lo ha hecho ya.
Por otra parte, su narrativa propia del género negro hará que guste a aficionados a este tipo de historias. Es un gran ejemplo dentro del mismo.
Y para acabar, si eres de los que conoces al personaje por la serie de Netflix y te gustaría leer algo de la inmensa obra escrita, pocas historias se me ocurren mejor que este Born Again. La única razón que se me ocurre para que un aficionado a la serie de Netflix no leyera este cómic, es que me da en la nariz que tarde o temprano esta historia acabará siendo adaptada en alguna futura temporada.

Nota: Sobresaliente.

Comprar en Amazon

La leyenda del ladrón, de Juan Gómez Jurado

La leyenda del ladrón, de Juan Gómez JuradoLa leyenda del ladrón es una novela histórica ambientada en la Sevilla del siglo XVI y escrita por Juan Gómez Jurado. Fue publicada en 2012.

La novela nos cuenta la historia de Sancho, un huérfano que por avatares del destino acabará metido en asuntos de ladrones, asesinos y comerciantes dispuestos a todo por una onza más de oro. También tenemos otra trama paralela, la Clara, una joven esclava indiana que trabaja en casa de uno de los comerciantes más ricos de la ciudad. Como es de esperar, la vida de ambos protagonistas y sus tramas respectivas acabaran por su cruzarse.

La novela se ciñe bastante a los clichés de la novela histórica de aventuras. Unos personajes protagonistas que vienen de entre lo más bajo de la sociedad y que tratarán de ir ascendiendo. Unos enemigos malvados que están en la otra punta de la escala social. Alguna que otra estrella invitada en forma de personaje histórico conocido por todos. Tramas que se cruzan y cosas horribles y muy malas que ocurrirán a nuestros protagonistas.

En este sentido, la novela sigue casi a rajatabla el viaje del héroe de Campbell. Este es el mayor defecto que tiene, lo previsible que resulta todo. La historia tiene varios giros, pero en general nada sorprendente. Todo fluye por caminos conocidos y se puede anticipar en buena parte lo que ocurrirá a continuación. Poca sorpresas vamos a encontrarnos en La leyenda del ladrón.

Este ceñirse a un esquema clásico y a los clichés del género también tiene sus ventajas. Y es que resulta una novela que se lee con agrado, pues aunque no hay nada que destaque, tampoco hay nada que este mal. La ambientación está bien lograda, los personajes están bien construidos y la escritura es ágil.

Al final ocurre con lo que ocurre con muchos libros de este género. Que te gustarán si te atrae la época y el lugar. Como soy sevillano, el leer una novela ambientada en Sevilla me resulta más atractivo, pues conozco los lugares, entiendo las referencias y cuando el autor me dice “Sancho corrió desde la plaza de San Francisco a el puerto del Arenal” pues me situó. De la misma forma, la España de Felipe II, es una época muy atractiva. Más al ambientar la historia en Sevilla, que era uno de los centros mundiales del comercio en aquellos años.

Pero también es cierto que existe mucha novela histórica en el mercado. La leyenda del Ladrón no es una mala lectura, pero si te resulta más atractiva otra época o lugar del pasado, es posible que dentro del género tengas opciones más de tu interés.

En resumen. Novela entretenida, que resultará satisfactoria si buscas una novela histórica ambientada en Sevilla.

Los diez discos de 2016 que más me gustaron

Estamos en febrero de 2017 y lo de las lista de mejores discos de 2016 está un poco pasado, pero bueno. Nunca es tarde si llega a hacerse. Esta lista es una lista de los discos que más me gustaron en 2016. Como toda lista, es subjetiva y lo mismo discos que a ti te parecen una caca a mi me encantaron y discos que a ti te encantaron a mi no me parecieron para tanto. O simplemente no llegué a escucharlos.

Lo que sea, aquí tenéis los que fueron los mejores discos de 2016 para mi. En orden del 10 al 1, como deben de hacerse estas listas.

10. Erlo, Grises

Estos chicos empiezan a repetirse algo bastante. Pero sus discos siguen siendo alegres y bailables. A mi el pop electrónico de esta gente me alegra el día y eso es algo que siempre viene bien dentro del panorama cada vez mas tristón y oscuro de la música actual.

 

9. Blues & Lonesone, The Rolling Stones

Disco peculiar en la carrera de los Stones, en el que realizan un homenaje al blues. Ninguna canción propia, todo versiones. Supongo que no quedará entre sus discos mas aclamados, quedando como una rareza en su discografía. Pero el regusto a clásico que tiene y la vitalidad que transmite me ha convencido.

 

 

8. EUSA, Yann Tiersen

Yann Tiersen vuelve a sus inicios, al estilo músical que le hizo conocido. Minimalista, ambiental, un disco lleno de melodías cortas que funcionan casi como un todo. El disco se puede hacer repetitivo escuchado de golpe, pero a mi es que la música de este tio me reconcilia con el mundo. He puesto el vídeo de Porz Goret, que fue la presentación del disco, pero lo más bonito de EUSA es Pern

 

7.  The Hope Six Demolition, Pj Harvey

Buen disco de Pj Harvey, aunque juega en su contra en tener las canciones más potentes al principio. Empieza con dos maravillas como The Community of Hope y The Ministry of Defence y después se va viniendo abajo, aunque nunca llega a tocar fondo.

 

6. A Moon Shaped Pool, Radiohead

Es de Radiohead, por tanto es un buen disco. Contiene grandes temas, como Identik o Present Tense. Y en general es bastante sólido, se escucha como un todo bien conjuntado, en el que nada sobra.

 

5. Blackstar, David Bowie

Este es el disco que tenía que estar si o si. No solo por calidad músical, sino también por impacto emocional. Por la fecha en la que se publicó, muchos estaban escuchándolo cuando leímos la noticia de la muerte de Bowie. Seguramente el genio de Bowie lo hizo queriendo, planificó la salida para la fecha en la que preveía que iba a abandonar este mundo. Y al irse nos dejó temazos como Lazarus.

 

4. Anomalie, Louise Attaque

Louise Attaque es un grupo de folk francés que tuvo su momento de gloria al principio de los dosmiles. Después se separaron y no se supo más de ellos. 10 años han sacado este nuevo disco, lo que fue un pequeña alegría para mi, pues había seguido escuchándolos todos estos años. Si, soy muy fan de esta gente. Y bueno, pues que es un discazo. Creo que a esta gente fuera de Francia les conocen cuatro gatos, pero a los que os guste el folk rock tranquilito, que les de una oportunidad.

 

 

3. Me mata si me necesitas, Quique Gonzalez

Quique Gonzalez es un tipo que nunca me había gustado. Tampoco es que me disgustara, pero me resultaba insípido. Al final he conseguido conectar con él en este disco. No se si es que ahora toca con una nueva banda, si es por una evolución de su músico o si es por la genial “Charo”. Pero me has convencido, Quique.

 

2. This is Acting, Sia

Este disco salió en enero y debido a eso ha sido uno de los discos que mas he escuchado a lo largo de todo este año. Me gustó mucho en su momento y sigo escuchándolo en bucle. Al parecer está formado por las composiciones que desecharon Adele, Rihanna o Beyoncé. Esto podría presegiar un mal disco, por que si estas canciones fueron desechadas, por algo sería. Pero como ya digo, en la voz de Sia quedan geniales y en bucle me ha tenido escuchándola este año.

 

1. Salve Discordia, Triangulo Amor Bizarro

Disco brutal de estos gallegos. Y van unos cuantos. Salve Discordia es una vuelta de tuerca más en el sonido de TAB. En la misma línea, pero mejor. ¿Para que cambiar cuando lo que haces es puñeteramente bueno si eres capaz de mejorar un poco más? Disco lleno de tamazos y de letras enormes (Europa es una zorra y está matando a su juventud … Habría votado a la derecha por ti … cuando te follen las fuerzas). Y con la canción que más he disfrutado este año, “Seguidores”.

La La Land, la película

La La Land, reseña.

La La Land es la nueva película de Damien Chazelle, del que ya reseñé su anterior película, Whiplash. En su momento dije que Whiplash tenía una gran calidad formal, pero que me causó un enorme rechazo debido a que ambos protagonistas me resultaron odiosos. Y aquí tenemos La La Land. En vez de una relación destructiva entre un profesor enloquecido y un alumno asocial, tenemos una historia de amor entre una aspirante a actriz y un músico de jazz.

La La Land, la película

Y este es el mayor punto fuerte de La La Land frente a Whiplash. Es casi imposible no sentir empatía por los protagonistas. Ryan Gosling y Emma Stone son dos seres humanos con unas aspiraciones más mundanas y cercanas a los espectadores. Simplemente quieren vivir de lo que les apasiona y que alguien les quiera. Como dicen en una de las canciones, “hay algo que todo el mundo quiere”.

Y hablando de canciones. Si, es un musical. Y empieza fuerte, con dos grandes escenas de baile nada más arrancar. Pero si sois de los que no os gustan los musicales, en esta película no desentona ninguna escena. Al estar la película ambientada en el mundillo del jazz, la mayoría de los momentos musicales están integradas en la trama de forma natural. No resultan un pegote puesto en cualquier momento. Todas las escenas de baile y actuaciones musicales están al servicio de la historia, no es solo porque queden bonitas y vaya tocando. Ah, y son maravillosas.

Y aquí vuelvo a lo que dije en Whiplash. Damien Chazelle filma la música como nadie. Planos secuencia siguiendo a decenas de bailarines o una cámara rotando con suavidad alrededor de un pianista. Como leí a un crítico “es como Iñarritu, pero sin la sensación de que te estén golpeando en la cara para que veas que virtuoso es”. Cámaras que giran cuando deben y que se quedan en su sitio cuando lo requieren.

Ryan gosling y Emma Stone en La la land

Y salto de nuevo a los actores. O a la actriz. Porque Ryan Gosling lo hace muy bien y le queda muy bien el traje y además aprendió a tocar el piano de forma excelente. Pero el papelón que hace Emma Stone es para quitarse el sombre (la vi en VOS, por cierto). Primeros planos enormes en los que pasa de la risa al llanto, en los que hace meta actuación, en los que canta y baila. Ah. Y está más guapa que nunca (aunque Carlos Boyero diga que “no es guapa, pero es buena actriz”. Boyero, que te pires XD ). Y mira que en Birdman estaba guapa, pero aquí lo está más. Parece una actriz del Hollywood clásico.

Lo cual me lleva a la otra parte de la ambientación. El Hollywood clásico. La La Land es una referencia a la ciudad de Los Ángeles, donde nuestros protagonistas buscan prosperar. Al estar ambientada en la meca del cine, las referencias al cine son continuas. Algunas muy claras, como Rebelde sin Causa, otras más sutiles. Pero en general toda la película tiene un regusto a cine clásico.

Y todo esto, sin ser cine clásico. Porque ahí está otra cualidad de esta película. Aunque la historia aparenta seguir los cauces habituales de la comedia romántica, no llega a caer en el cliché. No me gusta desvelar demasiado de las tramas, pero solo decir que La La Land se aparta del habitual formato para este tipo de historias. Además el guión está construido de forma formidable. No solo cuenta de unos magníficos diálogos, un sentido del humor que funciona de maravilla y muchos detalles que se van plantando para reutilizarse después. Sino que además en la película se usan un par de recursos narrativos de narración circular que son de quitarse el sombrero.

En resumen. Que la veáis, que no solo es una gran película, sino que además os alegrará el día.

Nota: Sobresaliente.